La pandemia “nos ha privado de vivir muchas cosas”, José Luis Pérez Hernández, hermano mayor

A nivel espiritual “lo has vivido distinto, porque lo tienes que vivir en casa, en videos, en vez de tener a la talla enfrente”

José Luis Pérez Hernández es el hermano mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Perdón

Estos días de Semana Santa diferente aprovechamos para conocer las cofradías de Salamanca. José Luis Pérez Hernández es el hermano mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Perdón. A través de esta entrevista realizada en el parque de Jesús del Perdón ofrece algunos detalles de este año.

¿Qué distingue a su hermandad?

Todas las hermandades son lo mismo, porque en todas vamos a hacer lo mismo, que es la penitencia. La nuestra no llega hasta el centro. Para el 2022 llegaremos al centro, saldremos de la catedral y volveremos al barrio. La característica principal es que se indulta a un preso, el consejo de ministros nos lo autoriza, se sigue el protocolo y el preso tiene que cumplir con los requisitos para poder ser indultado. Se indulta el viernes de Dolores. Es uno de los principales atractivos de la hermandad, a parte de la talla impresionante que tenemos del crucificado.

¿Cuántos cofrades son?

Estamos en torno a 300 hermanos.

¿Por qué es significativo para ustedes el lugar en el que nos encontramos (parque de Jesús del Perdón)?

Somos la única hermandad que tiene un parque. Es un trabajo que hicieron nuestros antecesores. El que el Ayuntamiento diera el nombre de un parque público a una hermandad no estaba visto en Salamanca. En el parque se han hecho muchos actos de la Hermandad, los Domingos de Ramos se hacían los viacrucis con las dos imágenes que sacamos en los pasos. Es un parque que da una satisfacción a la hermandad.

¿Qué imagen es la titular y con qué imágenes cuentan?

De titular sale Nuestro Padre Jesús del Perdón y el Camino al Calvario, una imagen que sale con una alegoría. Son los dos pasos que sacamos.

¿Qué hacen este año?

Lo mismo que hacíamos un año normal, pero con un aforo limitado y lo que nos manden las autoridades sanitarias.


¿Qué ha cambiado con respecto a otros años?

Nos ha privado de vivir muchas cosas, por ejemplo, el año pasado habríamos entrado otra vez por el parque de los Jesuitas, habríamos hecho todo el recorrido. Nos ha quitado de disfrutar un Domingo de Ramos, que es importante porque siempre tienes encuentros con hermanos que no te ves que son de fuera. Luego lo espiritual, que lo has vivido distinto, porque lo tienes que vivir en casa, en videos, en vez de tener a la talla enfrente.

¿Qué echarán más de menos?

Transcurrir por la calle. Ver las caras de las personas cuando pasa el Crucificado te deja huella. La cara que tiene el cristo nuestro es muy peculiar porque te trasmite un perdón. Ha transcurrido todo lo que ha trascurrido y el está dando perdón. Es una de las cosas que lamentablemente la vamos a perder.

¿Qué trasfondo social tiene esta hermandad?

Esta hermandad tiene mucha vinculación con el centro penitenciario de Topas. El día de Reyes se llevan juguetes de la hermandad al centro penitenciario. Los regala una juguetería, que es El Barato, que son miembros de la cofradía y siempre están dispuestos a todo. Pasamos allí una tarde con los internos. Luego también tenemos con la asociación Prodesi y el Museo del Comercio, el primer domingo de Curaresma hacemos un potaje para toda la gente y tenemos varias recogidas de alimentos, entre otras cosas.

¿Cómo invita a vivir la Semana Santa a los miembros de la cofradía y fieles seguidores?

La iglesia está abierta durante esta cuaresma varios días y hacemos un viacrucis el viernes de Dolores. Haciendo hincapié en las medidas de seguridad necesarias, que participen en todo lo que se pueda, en todo lo que se pueda asistir que asistamos. Que vivamos la Semana Santa, aunque no sea de calle.