Las Arribes al día

Duero-Douro entrega en Vitigudino los diplomas a los participantes en un curso de ‘Aplicador de productos fitosatinarios’

La Asociación de Empresarios de Vitigudino (Asemvi) ha colaborado con la organización de esta actividad formativa imprescindible para el acceso a ayudas en el sector agroganadero

En el curso han participado 17 personas residentes en distintos municipios de la zona / CORRAL

El director de la AECT Duero-Douro, José Luis Pascual, procedía este viernes en Vitigudino a la entrega de diplomas a los 17 alumnos, en su mayoría mujeres, que han venido participando desde el pasado lunes en un Curso de aplicador de productos fitosanitarios de Nivel Básico, actividad que se ha desarrollado en las instalaciones del Complejo Hostelero El Quijote.

Al acto de clausura, además del director de la AECT, asistía la presidenta de la Asociación de Empresarios de Vitigudino (Asemvi), Elena Alonso, como entidad colaboradora de esta actividad organizada por Duero-Douro y financiada por el Fondo Europeo de Desarrollo Agrario, el Ministerio de Agricultura y la Junta de Castilla y León.

El curso ha constado de 25 horas lectivas, cinco horas diarias y repartidas con cinco de prácticas y 20 teóricas. En su impartición, totalmente gratuita para los participantes, han intervenido dos profesoras, una especializada en el manejo de fitosanitarios y otra en prevención de riesgos laborales.

Pascual recordaba que las personas que tengan que manipular productos fitosanitarios, en explotaciones agroganaderas propias y de terceros, están obligados a estar en posesión del carné de aplicador de productos fitosanitarios: “Se trata de una formación reglada por el sector agrario y ello permite a los profesionales agrarios concurrir a las ayudas de la PAC, de incorporación o modernización, planes de mejora, que exigen formación en el manejo de fitosanitarios”.

La AECT Duero-Douro, como entidad homologada por la Junta de Castilla y León para impartir Cursos de Manipulación de Plaguicidas de Uso Fitosanitario (Nivel Básico, Cualificado y Fumigador), en la convocatoria de este año dará 17 cursos en las provincias de Salamanca y Zamora de los niveles básico y cualificado, lo que supone que “los participantes puedan realizar estos cursos sin coste para ellos y que se puedan impartir en zonas que de lo contrario no se impartirían, lo que beneficia a las personas del mundo rural”.

Además, Pascual aseguraba que las medidas de seguridad a aplicar en el desarrollo de estos cursos, como consecuencia de la pandemia, están dificultando su organización porque obliga a contar con espacios adecuados que permitan llevar a cabo las distancias de seguridad, y que en el caso de la AECT Duero-Douro, “al no haber un ánimo de lucro en esta actividad, la ayuda para los cursos se destina íntegramente a sufragar los costes, y contar con una sala como en la que se ha impartido este curso requiere de un gasto importante, un gasto que no está contemplado en las subvenciones. En este caso, Vitigudino, gracias a El Quijote, tiene esa sala y nos ha posibilitado poder hacerlo aquí”.

Por último, Pascual subrayó que la celebración de estos cursos también genera actividad económica porque facilita “que los establecimientos puedan ganar dinero a pesar de que no puedan abrir para su actividad habitual. La resiliencia también se demuestra así. La impartición de estos cursos en este territorio, si no se mantiene con entidades como la nuestra, al final se perjudica a la población, que de otro modo tiene que acudir a otros lugares a realizar el curso, y hablamos de que es un requisito imprescindible para acceder a la mayoría de las subvenciones a explotaciones agroganaderas, por lo que es muy importante que se mantenga poderlas hacer en estos municipios, porque es una manera de ser útiles para la gente que vive en los pueblos. No se puede hacer que se trasladen lejos y encima tener que pagar por hacer los cursos”.

Por su parte, la presidenta de Asemvi se mostraba muy satisfecha con el desarrollo del curso y la acogida que ha tenido: “Era una demanda que teníamos de mucha gente solicitándonos un curso de estas características. Al principio intentamos hacerlo por nuestros medios pero era mucho coste y no podíamos sufragarlo, así que nos pusimos en contacto con la AECT Duero-Douro y todo han sido facilidades”.