Destripando el Nasdaq

Qué bonita batalla la que están librando toros y osos en el corto plazo del Nasdaq americano. El índice tecnológico estadounidense que acumula subidas superiores al 100% desde el famoso crack que tuvo lugar hace ahora un año y que en los últimos 5 años se ha revalorizado más de un 250% atraviesa turbulencias en el corto plazo, que de una u otra forma, generarán oportunidades para los inversores en renta variable más experimentados.

Veamos qué niveles debemos vigilar para anticipar los más probables futuros movimientos por análisis técnico del Nasdaq a corto plazo y qué zonas presentarían buen timing para incorporarnos al mercado cerca de soportes.

Desde mediados de enero hasta inicios de marzo se ha gestado una figura (marcada con círculos rojos) propia de cambio de tendencia alcista a bajista en el corto plazo. Los osos, como se conoce a los inversores bajistas, tomaban el control de la situación tras las fuertes subidas previas llegándose a activar objetivos bajistas aun por alcanzar y que ahora comentaremos. Durante esta toma de control del mercado por parte de los osos, los toros o inversores alcistas, replicaban con un movimiento propio de implicaciones alcistas marcado en verde pero que aún está por confirmar (Requiere superar los 13350 puntos). Podemos afirmar, antes de hablar sobre niveles clave, que nos encontramos en una situación de lucha entre ambos grupos de inversores por hacerse con el control del mercado a corto plazo, en la que a día de hoy llevan la delantera los bajistas, aunque con poca ventaja.

Niveles que de ser traspasados anticipan más caídas y que de ser superados anticipan nuevos tramos al alza:

A principios de marzo el Nasdaq perforó a la baja la zona de 12700 puntos, activando por análisis técnico un objetivo bajista de corto plazo hacia 11660 puntos. Los objetivos bajistas en índices o activos alcistas pierden fiabilidad y este en concreto se anularía si se superara la zona de 13350 puntos, zona hasta la cual rebotó hace unos días y desde la cual volvió a darse la vuelta a la baja sin capacidad para superarla, originando una figura de Hombro-Cabeza- hombro-Invertido, marcado en círculos verdes, propia de inicios de tramos alcistas, pero que aún permanevce pendiente de activación mientras no supere la mencionada zona de 13350 puntos.

Es decir: El índice tecnológico estadounidense tiene activo un objetivo bajista hacia 11660 puntos, de menor fiabilidad de la habitual, dada su exagerada naturaleza alcista de fondo. El objetivo sería anulado si los toros consiguen situar la cotización por encima de 13350 puntos y esto provocaría la rendición de los osos y activaría un nuevo escenario alcista hacia 14350 puntos, nuevos máximos históricos. Si por el contrario los 13350 puntos no se superan a corto plazo y se perfora a la baja la zona de 12650 puntos tendría lugar un nuevo tramo de caídas hasta los 12200 puntos y de perforarse a la baja también estos niveles se activaría un nuevo objetivo bajista añadido al ya existente hacia zonas de 11130 puntos, justo sobre niveles que en septiembre y octubre ya fueron soporte y que supondrían una enorme oportunidad para tomar posiciones para inversores alcistas de largo plazo.

Toda aspiración de nuevas subidas en el Nasdaq pasa por superar los 13350 puntos y hasta entonces una muy buena opción es encontrarse en liquidez. Si esto no se produce tocará vigilar la caída hasta que se detenga sobre alguno de las zonas mencionadas como soporte y esperar a que haga suelo para entrar con las probabilidades de nuestro lado.