Coímbra tiene un millón de historias que contar a la mesa y es la Región Europea de la Gastronomía 2021

Los 19 municipios que conforman la región destacarán en Europa por su diversidad culinaria, a la que contribuyen los productos autóctonos de las montañas interiores así como los de la costa atlántica

Panorámica de la ciudad de Coímbra desde la orilla del río Mondego

Arroz de lamprea, sardinas de Figueira da Foz, cabrito asado con hierbas aromáticas de las sierras atlánticas, madroños y frutos secos, chanfaina, vino de las Terras de Sicó, tostón y espumoso de la D.O.C. Bairrada, cerveza artesanal, dulces conventuales, -como el pastel de Tentúgal-, arroz dulce de Coímbra, miel de la Serra de Lousã D.O.P., licor Beirão…

La diversidad culinaria de Coímbra se explica gracias a la variedad de productos que se dan en la región, con paisajes y climas diferenciados entre el litoral y la sierra y una riqueza cultural directamente relacionada con ellos.  

En un territorio de 4.336 km2, donde contrastan el interior rural montañoso surcado por numerosos ríos y las ciudades de la costa atlántica, fue la diversidad de su cocina lo que posibilitó que Coímbra consiguiese el título de Región Europea de la Gastronomía 2021, otorgado por el Instituto Internacional de Gastronomía, Cultura, Artes y Turismo (IGCAT) en 2018. Compartirá esta representación con Eslovenia y con la región finlandesa de Kuopio, que prorroga el título un año más debido a la imposibilidad de realizar los eventos previstos en 2020 debido a la pandemia de Covid-19.

Coímbra es la región más grande de Portugal, está formada por 19 concejos pertenecientes a tres distritos (Aveiro, Coímbra y Viseu) y aglutina una población de alrededor de 460.000 habitantes, siendo los mayores núcleos de población Coímbra (135.000), Figueira da Foz (63.000) y Cantanhede (40.000).

Bajo el lema ‘Coimbra: Million Food Stories’, esta región situada en el centro del país desarrollará toda una serie de actividades para dar a conocer en Europa la amplia variedad de su gastronomía tradicional. Según la Comunidade Intermunicipal da Região de Coimbra (CIM-RC), esta promoción se apoyará en tres elementos y la relación existente entre ellos: los productores, los cocineros y los centros de formación. La meta genérica es dar visibilidad a la región; la meta concreta, aprovechar la oportunidad para afianzar un estilo de consumo más sostenible, -con circuitos cortos de distribución y enaltecimiento de productos locales-, comunicando su cultura bajo el prisma de la ciencia aplicada a la alimentación.

La región ha tenido dos años para ir desarrollando algunos de los programas previstos, que desembocarán en eventos más significativos a lo largo de este 2021, si la pandemia lo permite. Todo el programa ha sido presupuestado en 2,5 millones de euros, tal como indica el dosier que acompañó la candidatura.

Según confirma fuente oficial de la CIM-RC a SALAMANCA AL DÍA, continúan adelante con los principales eventos pensados para 2021, que tendrán lugar ya a mediados de año, salvo que la situación sanitaria lo desaconseje.

El principal evento previsto se desarrollará al aire libre a comienzos de verano y según la CIM-RC “será bajo el concepto meet up en un espacio emblemático, posiblemente un mercado“, con participación de operadores turísticos, empresarios del sector, chefs, gastrónomos, medios de comunicación, influencers nacionales e internacionales y personalidades del ámbito gastronómico. Una especie de Festival Gastronómico que reunirá la gastronomía, la enología, la artesanía e, incluso, el folclore durante varios días.

A finales del mes de mayo, está previsto el IV Encuentro de Estudios Superiores en Gastronomía, promovido por la Universidad de Coímbra y el Instituto Politécnico de Coímbra.

Coímbra Mar y Montaña. Coímbra de los Afectos.

En un territorio diverso, la gastronomía aparece como un elemento unificador. “Más que de comida, hablamos de patrimonio, de socialización a través de la comida, de tradición, cultura y, sobre todo, de personas que cuentan historias y crean recuerdos que enriquecen la experiencia”, esto es lo que quiere comunicar Coímbra a Europa, quedarse en la memoria de quien la visita.

El establecimiento de una ‘bolsa de narradores’ es una de las actividades planeadas, para trasmitir la variedad culinaria apoyándose en los afectos; es intrínseca al objetivo de recuperar recetas tradicionales, que derivarán en la publicación de una Carta Gastronómica de la Región de Coímbra. Para preservar el conocimiento, se creará un Observatorio Gastronómico, donde investigar, teorizar e innovar sobre la base de la tradición. Los seminarios que se realizarán online incidirán en la temática del acortamiento del circuito entre productor y consumidor, concienciando con programas en las escuelas y también a través de la Ruta de los Mercados que piensan crear.

La vertiente académica será posible gracias a la existencia de varios centros de enseñanza en la región que ofrecen formación especializada en Gastronomía, Alimentación, Nutrición o Enología, como la Universidad de Coímbra, el Instituto Politécnico de Coímbra o la Escuela de Hostelería y Turismo de Coímbra.

La Escuela de Viticultura y Enología da Bairrada, ubicada en Anadia, también estará implicada en la realización de estos programas. La Rota da Bairrada es una ruta enogastronómica que abarca territorios pertenecientes a varios concejos de la región de Coímbra y de la región de Aveiro.

La CIM-RC quiere también crear el Menú Sabor Coímbra Región, proponiendo una armonización de platos con los vinos y cervezas producidos en la región, destacando los vinos de Bairrada (DOC) y Beira Atlántico (IG), entre los que se incluyen los vinos de la comarca de la Serra de Sicó.

Menos conocida por el público español es la Cerveza Artesanal de Coímbra, con una bonita historia ligada al sector industrial de la ciudad. En su fabricación, el agua tiene un protagonismo fundamental. La cerveza Praxis fue quien retomó ese legado hace unos años, en unas instalaciones situadas al otro lado del río, donde producen, comercializan y maridan en su restaurante unas cervezas artesanales vinculadas con la marca de pastelerías Vasco da Gama, con implantación en Salamanca desde hace más de 15 años.

Del Fast Trip al Slow Trip, menos y mejor turismo.

La pandemia que estamos viviendo hace más de un año está haciendo reflexionar sobre algunos efectos de la globalización que se estaban instaurando durante las últimas décadas.

La insostenibilidad de ciertas formas de viaje, de algunos modos de consumo y la búsqueda de una alimentación saludable posibilitan que los nuevos abordajes de la agricultura la conviertan en una salida profesional viable, transitando hacia unas formas de producción respetuosas con la capacidad biofísica del territorio y un modo de vida más apegado a la comunidad local.

Esa adherencia al territorio estará también presente en los nuevos estilos de viaje, bajo el objetivo de conocer y comprender. Un concepto de turismo que no consuma el territorio sino que lo enriquezca en el largo plazo, siendo conscientes de la historia que hay detrás de los alimentos que posibilitan la convivencia de los comensales alrededor de una mesa.


La distinción Región Europea de la Gastronomía permite visibilizar y potenciar los recursos locales ligados a la cocina que sólo pueden encontrarse en una determinada región, tanto por las características de los productos utilizados en la elaboración de los platos, como por las condiciones naturales y la identidad cultural relacionada con la gastronomía tradicional de ese territorio.

Desde hace dos años vienen desarrollando iniciativas con los centros educativos de primaria a través del proyecto Banco de Semillas, un kit pedagógico para crear un huerto escolar donde enseñan a los niños a sembrar, cuidar, cosechar y cocinar sus productos endógenos. Para que lo que se produce aquí se consuma aquí.

El Pasaporte Gastronómico: un viaje por el patrimonio alimenticio de Coímbra.

“Como invitación al viaje, nada mejor que tener un pasaporte, un producto físico diseñado para generar cariño y motivar a volver a la región”, explica la CIM-RC sobre esta figura creada al hilo de la capitalidad europea de la gastronomía.

El Pasaporte Gastronómico podrá solicitarse en las Oficinas de Turismo de la región y otorgará ventajas y descuentos en establecimientos del ramo, aseguran los promotores.

En este viaje alimenticio por la región, nos encontramos con platos ya muy bien posicionados en la identidad nacional, algunos son verdaderos símbolos ‘geogastronómicos’, como el tostón y el espumoso de la D.O. Bairrada, de la cual Mealhada forma parte; el Pastel de Tentúgal, un hojaldre finísimo, receta original de las monjas carmelitas de la villa de Tentúgal (Montemor-o-Velho), gozando del estatus de icono de la gastronomía portuguesa; o el arroz dulce de Coímbra, hecho con el arroz carolino producido en el estuario del Mondego.

La diversidad geográfica, urbanística y paisajística de la región se ve reflejada en los diferentes modos de vida. El este y sureste de la región son rurales. Las Terras da Chanfana es el sobrenombre gastronómico del interior de la región, allí donde las Aldeias do Xisto mezclan arquitectura serrana bien conservada con el nuevo concepto de turismo de glamour, ese donde el tesoro es la belleza de la simplicidad y el poder de lo auténtico.

El clima húmedo y templado de estos pueblos de media montaña, preservados por la propia orografía de las sierras atlánticas, que condicionan su accesibilidad, revierte en la abundante huerta y en la variedad de plantas aromáticas y medicinales. Con algunas se fabrica el licor Beirão, el digestivo más portugués de Portugal.

Con carne de cabra y vino tinto se elabora la famosa chanfana. Los ríos que aquí nacen o llegan, aportan lampreas y anguilas, además de playas fluviales.

El río Mondego, nacido en las cumbres de la Serra da Estrela, atraviesa la región en su viaje hacia el Atlántico y deja en el Embalse de Aguieira, en Mortágua, un plano de agua que sirve para el entrenamiento de deportistas profesionales nacionales e internacionales, sobre todo, piragüistas.

Acercándonos a la ciudad de Coímbra, aparece la frondosidad del bosque de Bussaco. La vieja y multicultural Coímbra, por su patrimonio material e inmaterial, patente en los monumentos, la Universidad o el Fado de Coímbra, fue merecedora del título de Patrimonio Mundial de la Humanidad. Entre la variedad de su oferta, tal vez la repostería conventual constituya su seña de identidad culinaria más universal, como ocurre con los Pasteles de Santa Clara.

Muy cerca de su desembocadura en el Atlántico, en el delta del río Mondego hay salinas y arrozales. Aquí encontramos una de las tres zonas productoras de arroz en Portugal, junto con los estuarios del Tajo y del Sado. Las nuevas variantes de arroz introducidas en estos cultivos durante los últimos años son fruto de la investigación científica. Dicen los lugareños que los tipos de arroz carolino producidos en el Baixo Mondego constituyen el quid del arroz dulce que se prepara en Coímbra, con una tradición fundamentada en los banquetes de boda. Este postre aquí es cosa seria, tanto que existe la Cofradía del Arroz Dulce, en Almalaguês.

Al asomarnos al litoral, llegan las anchas playas. Las tierras llanas de Cantanhede contribuyen con sus vinos. Las de Mira, con la pesca y la agricultura lagunar practicada en la Barrinha y en la ría de Aveiro.

El toque cosmopolita costero lo pone Figueira da Foz, ciudad de veraneo nacional e internacional antes de que veranear se pusiera de moda, con su casino y su Praia da Claridade, pero también con su sardina, sus moluscos y el marisco.

La famosa Ruta de la Nacional 2 (EN2) que cruza el país de Tras-os-Montes al Algarve a lo largo de más de 700 quilómetros, atraviesa también la región.

Asegura la CIM-RC que se está trabajando para abrir una Loja da Região de Coímbra, una tienda con versión física y digital para el apalancamiento comercial de los mejores productos de la región. En ella y en otros establecimientos turísticos se podrá encontrar el que han denominado Food Gift, un suvenir alimenticio de tipo artesanal, que idealmente será un producto de pastelería dulce o salada, sin colorantes ni conservantes y con un periodo de consumo no inferior a tres días. Ese regalo para llevar en la maleta y comenzar a generar sensaciones y curiosidad en sus destinatarios.

Región de Coímbra en Números

Superficie: 4.336 km2.

Población: 460.000 habitantes.

19 municipios: Arganil, Cantanhede, Coímbra, Condeixa-a-Nova, Figueira da Foz, Góis, Lousã, Mealhada, Mira, Miranda do Corvo, Montemor-o-Velho, Mortágua, Oliveira do Hospital, Pampilhosa da Serra, Penacova, Penela, Soure, Tábua e Vila Nova de Poiares.

Superficie Agrícola: cerca de 45.000 hectáreas, distribuidas en 16.692 fincas.

Establecimientos de Enseñanza Superior vinculados a la Gastronomía: Universidad de Coímbra, Instituto Politécnico de Coímbra, Escuela de Viticultura y Enología da Bairrada, Escuela de Hostelería y Turismo de Coímbra.

Más información en www.tastecoimbraregion.pt