Béjar al día

La floración del cerezo en el Valle del Jerte llega puntual a su cita de cada primavera

Millón y medio de cerezos en flor tiñen de blanco el valle extremeño como preludio de una buena cosecha de picota, una cereza de excelencia con Denominación de Origen

Valle del Jerte / FOTOS MANUEL ÁLVAREZ-MONTESERÍN

En el norte de Extremadura se ubica un valle que cada primavera se viste con la nieve de sus cerezos en flor. La situación orográfica, que proporciona a la comarca un microclima propio, permite el cultivo de la picota, una cereza con Denominación de Origen, que es la responsable de anunciar el cambio de estación vistiendo de blanco todo el valle.

La floración del cerezo del Jerte está estos días en pleno esplendor, la naturaleza no entiende de restricciones y explota puntual a su cita de cada año, creando los paisajes níveos que preceden a la recolección de un fruto de excelencia conocido en todo el mundo.


En la segunda quincena de marzo, cada año el Valle del Jerte celebra la Fiesta del Cerezo en Flor, declarada de Interés Turístico Nacional, por el millón y medio de árboles que florecen a la vez, una visión efímera que apenas dura 15 días y este año sólo podrán disfrutar los afortunados extremeños.

Fotos Manuel Álvarez-Monteserín