La Junta "suplica" al Gobierno hablar sobre el lobo y no perjudicar "decenas" de años de gestión de las Comunidades Autónomas

Reclama la ayuda del PSOE para que el Ministerio no lleve a cabo su intención de declarar la especie de especial protección

El consejero de Fomento y Medio de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha pedido y "suplicado" al Gobierno central sentarse a hablar sobre el lobo y llegar a un acuerdo sobre si es conveniente su catalogación como especie de especial protección y ha reclamado que no se perjudiquen "decenas" de años de gestión de las comunidades en las que se encuentra su población.

Suárez-Quiñones, en una rueda de prensa para presentar la resolución de las ayudas a la rehabilitación de viviendas, ha reclamado también la ayuda del PSOE de Castilla y León para que el Ministerio de Transición Ecológica no lleve a cabo su anuncio, que por ahora se ha logrado que no se haga, ya que sería algo "muy dañino" para los intereses económicos y sociales de Castilla y León, sobre todo para el mundo rural y la lucha contra la despoblación.

Suárez-Quiñones, tras recordar que diez comunidades han celebrado un encuentro con las organizaciones agrarias a nivel nacional y en Castilla y León se coordinan con ellas, ha explicado que se trabaja para evitar la catalogación que se pretende "sin escuchar, sin valorar el trabajo analizado" y sin hacer lo que se tiene que hacer, que a su juicio es trabajar en el marco de la Estrategia nacional de gestión y conservación del lobo, vigente desde 2004 con consenso con las comunidades.


Precisamente esto es lo que ha asegurado que pretenden buscar y por ello, junto con Galicia, Asturias y Cantabria, se ha pedido la convocatoria de una sesión extraordinaria y monográfica de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, sin que hayan recibido respuesta.

BÚSQUEDA DEL ACUERDO

Suárez-Quiñones ha apuntado que el Gobierno y las comunidades tienen que llegar al acuerdo de "si es adecuado o no" lo que pretendían hacer, algo que ha recordado que diez regiones entienden que no lo es.

"No se puede obrar en contra de las comunidades, entre ellas las que tienen el cien por cien de población de lobos en España, ha explicado el consejero, quien ha afirmado que esperan "sensatez" y la recuperación del diálogo.

"Y no se hace desde la acritud, sino desde la petición de colaboración", ha asegurado Suárez-Quiñones, quien ha aseverado que "suplican" sentarse en una mesa a hablar porque quieren colaborar, ya que son los gestores del lobo, tienen "gran experiencia" y "mucho que aportar".

"Bienvenido el Gobierno de España al lobo pero que no venga a perjudicar el trabajo que han hecho durante tantas decenas de años las comunidades autónomas que gestionan el lobo", ha concluido.