Hansel y Gretel, la historia original

El cuento de Hansel y Gretel tiene su origen en tierras alemanas, una historia procedente del Medievo que fue recogida y ligeramente «desintoxicada» por los hermanos Grimm.  Su publicación  está datada en 1812.

 

Junto a un bosque muy grande vivía un pobre leñador con su mujer y dos hijos; el niño se llamaba Hänsel, y la niña, Gretel. Apenas tenían qué comer, y en una época de crisis que sufrió el país, llegó un momento en que el hombre ni siquiera podía ganarse el pan de cada día.

Eran una familia tan pobre que una noche la madrastra convence al padre de abandonar a los niños en el bosque, dado que ya no tenían con qué alimentarlos. Hansel oyó esto, por lo que salió de su casa a buscar piedras, con las cuales marcó un camino al día siguiente cuando se dirigían al bosque.

Hansel y Gretel se durmieron, y apenas salió la luna comenzaron a caminar siguiendo el camino que Hansel había marcado con las piedras anteriormente. Por la mañana llegaron a su casa. Su madrastra, sorprendida por el hecho decide que la próxima vez llevarán a los niños aún más adentro en el bosque, para que no puedan salir de allí y regresar. Hansel, que otra vez escuchó las discusiones de sus padres, decide salir a juntar piedras nuevamente, pero esta vez no pudo, ya que la puerta estaba cerrada con llave.

Cuento clásico "Hansel y Gretel" de los Hermanos Grimm (Foto: Freepik)

En la mañana que fueron al bosque, Hansel marcó un camino tirando migas del pedazo de pan que su madrastra le había dado, solo que esta vez cuando salió la luna no pudieron volver porque los pájaros se habían comido el pan.

Después de dos días perdidos en el bosque, cuando ya no sabían más que hacer, los niños se detienen a escuchar el canto de un pájaro blanco al cual luego siguen hasta llegar a una casita hecha de pan de jengibre, chocolate, caramelos, pastel y azúcar moreno.

Hansel y Gretel empezaron a comer, pero lo que no sabían era que esta casita era la trampa de una vieja y malvada bruja para encerrarlos y luego comérselos.

Cuento clásico "Hansel y Gretel" de los Hermanos Grimm (Foto: Freepik)

La anciana decide encerrar a Hansel y tomar a Gretel como criada. Todas las mañanas la bruja hacía que Hansel sacara el dedo por entre los barrotes del establo para comprobar que había engordado, pero éste la engañaba sacando un hueso que había recogido del suelo.

Un día, la bruja decide comerse a Hansel y manda a Gretel a comprobar que el horno estuviese listo para cocinar. La niña se da cuenta de la trampa y logra que la bruja se meta en el horno. Al instante, Gretel empuja a la bruja y cierra el horno.

Tras la muerte de la malvada bruja, los niños toman de la casa perlas y piedras preciosas y parten a reencontrarse con su padre, cuya mujer había muerto.

Su vida de miseria por fin había terminado, desde ese día la familia no sufrió más hambre y todos vivieron juntos y felices para siempre.

 Y colorín colorado el cuento se ha terminado, ahora viene la historia

 

Como ya he comentado, el cuento de Hansel y Gretel tiene su origen en la Edad Media, una época de penurias, tradiciones y desgracias que cultivó un interesante sustrato para cuentos como éste.  Maria Tatar, estudiosa del folklore medieval nos indica que lo que en verdad muestra dicha historia es el claro reflejo de un momento histórico y de una sociedad donde imperaba

El hambre lo domina todo. Es esa sombra horrible que hace que el hombre pueda cometer sus mayores atrocidades. Los padres de Hansel y Gretel no los abandonan a su suerte, sino que se ven obligados a separarse de ellos porque -según varios análisis de la historia original- podrían llegar a comérselos o a ser atacados por otros vecinos. Así que lo mejor es iniciarlos tempranamente en la madurez, dejando que se adentren en el bosque. Una vez allí, ya no son niños, sino adultos que deben aprender a valerse por sí mismos. Los padres, se liberan así de su responsabilidad. Encontramos dos explicaciones paralelas a este hecho. Por un lado, quienes opinan que, debido a la escasez constante de comida en la época medieval, los seres humanos mostraban con frecuencia su lado más monstruoso, recurriendo incluso al infanticidio de sus propios hijos. Por ejemplo, en Hansel y Gretel, la madre consigue persuadir al padre para que abandone a sus hijos en el bosque

Podría analizar cada personaje, madre, padre, bruja (madre)… lo dejo para los que me siguen, a los que doy las gracias .Destaco, y especialmente en esta dura época que nos ha tocado vivir la importancia del esfuerzo conjunto, la colaboración, la unidad

Si aplicamos estos valores a la vida diaria… saldremos adelante por muchos obstáculos que se nos presenten en el camino.