¿Se puede decir?

Es imposible expresar algo positivo, cuando uno está ante semejante falta de respeto y humillación ¿que falta de consideración, que vacio en las respuestas de este hombre? La dignidad –que todos nos merecemos- está reñida, totalmente, con hacerse el loco en su huida hacia adelante, nadie, absolutamente nadie, le puede obligar a responder desde la profundidad y la seriedad que la terrible circunstancia requiere. No es la palabra “bocazas” que usted pone en sus labios, creo que le traicionó el subconsciente y dijo lo que todos los españoels opinamos y callamos por educación.

Es innegable que los fallos ocurridos con usted y el señor Illa han tenido como resultado la muerte de 120000 ciudadanos. Son dos políticos  a los que deberían señalarles, desde ya, la puerta de salida, a fin de no seguir provocando con su actitud chulesca sobre el terrible deceso de miles de personas… esto no ha terminado. Es la situación  de mayor luto que ha vivido España en lustros… se han cometido fallos que debieran dar lugar a dimisiones y no las hubo, ni se las espera, vuelvo a preguntar a quien corresponda, ¿Y la Comisión de Investigación? Si fuera necesario abrir “vía penal” háganlo Las respuestas por parte del ejecutivo las conocemos: No hay indicios, hay que volver. No nos sigan mareando la perdiz, lo que buscan es un buen lavado para dirigentes ineptos.

Hace falta  valor tener risa floja, sabiendo  cómo se ha gestionado en España un tema tan espinoso, y tan delicado.  En casos  de esta envergadura, las ideologías se aparcan,  ¿la prioridad? el enfermo siempre, faltó  material sanitario, seguridad para el personal, falta de gente cualificadas en UCIs
Señor Simón, sus gracietas las reserva para tertulias de cafetería o bar. Es necesario, que alguien, con los pies en la tierra le diga: ¡ya está bien, es suficiente! ¡sus palabras resultan hirientes! 

Estoy muy segura que nunca ha hablado con el doctor D.Luis Rojas Marcos, este doctor al ser preguntado por los efectos del covid y cuando nos recuperaremos.

 Él que vivio de cerca el 11 de septiembre de 2001,  aquel terrible atentado terrorista islámico contra las TORRES GEMELAS en NY, y el impacto que causó, sobre todo en la población USA, y como cambió el mundo desde aquel fatídico día. Se pone triste y muy serio responde. “No es comparable al efecto mundial del covid, habrá un antes y un después, pero los daños que sobre la salud mental ocasiona, no se sabrán hasta dentro de 3 años”

Bajo mi criterio, los niños, serán conocidos como “la generación covid”, hay pequeños y adolescentes que perdieron a abuelos, tíos, etc No se procesó el duelo, un día salieron de casa con un catarro y ya no regresaron. En los hogares no se habló/a de la muerte... les aseguro que es muy recomendable, importantísimo afrontar a edades tempranas y con el lenguaje adecuado, hablar sobre “la muerte” recuerdo que hace años tuve un congreso “La muerte: cómo explicarla a los niños”, toda la familia ha de canalizar el proceso del fallecimiento, del ser que no pudieron decirle con un beso todo lo que le querían, hablarle, hablar, no dejar por una o ambas partes deudas pendientes… no fue posible, era un tsunami diario.

 Hubo, hay, confinamiento, soledad, ancianos que no salen de su casa por MIEDO, y si hacen una pequeña escapada, se cansan, los músculos han perdido fuerza… y vuelta a la soledad del hogar, donde el silencio es su compañero, o los noticieros con su racaraca sobre el virus, todos opinan, saben de virología, de política, de mal trato, de asesinatos, de mafias… las mismas caras en diferentes cadenas.  Y el TV suena a campana sin badajo, ¿Dónde están  los abrazos? necesarios por su poder curativo, la mascarilla, esa que no era necesaria, ahora suena el timbre y corremos a ponerla, las visitas… ¡ni una! y vuelve la soledad, depresiones, ansiedad, estrés….

 Las cicatrices no sabemos a día de hoy cuales serán… ni que grado tendrán, pero desde luego, el precio va ser muy alto. No me canso de repetir que las enfermedades mentales van surgir a edades muy tempranas, mucho cuidado, acudan al especialista, al profesional.

 El goteo de muertos sigue y los 70000 muertos del risitas D. Simón. Poca gracia Fernando, los Regisros Civiles y los funerarios hablan de 120000 fallecidos. Lo que no nos explica es donde los han escondido, ustedes en connubio con gobierno Sanchez.

Las capacidades cognitivas de los sobrevivientes… tardaran mucho tiempo en estar restablecidas, saber comer, beber, salivar, caminar, hacer  por si mismo las necesidades básicas… y Simon se parte la caja en el programa de Évole.

Nos ha salido, en pleno terremoto político, un nuevo partido, cuyo presidente es Fernando Simón, SOCIABLE ¡toma ya! “no descarto si me llaman” ir de político”

Pero ¿qué hace sino política a favor del partido comunistabolivarianosanchista? Pasará la historia como un manipulador, y mentiroso, no al servicio de la medicina, cuya misión no es otra que intentar dar vida y aliviar el sufriente.