Ciudad Rodrigo al día

El Ribert ajusticia al Ciudad Rodrigo en el 92’ y se escapa en la clasificación

Los mirobrigenses igualaron de penalty (su 2º gol en 4 partidos) el 0-1 inicial del Ribert, pero los capitalinos golpearon de nuevo al final

Gol que le dio la victoria al Ribert | Fotos @kisanghani

Tras estar ausente en los dos últimos partidos (los jugados en enero y febrero, que se disputaron a puerta cerrada), la afición del Ciudad Rodrigo pudo regresar en la tarde del domingo al Francisco Mateos para ver de nuevo en vivo y en directo a los suyos, aunque seguramente, viendo como acabó la tarde, quizás tampoco les hubiera importado no ir, porque el disgusto con el que se fueron para casa es de los que se recuerdan. Y es que fue en el 92’ cuando el Ribert ajustició al Ciudad Rodrigo, dentro de un final un poco de infarto tras haber igualado los mirobrigenses de penalty el tanto inicial de los capitalinos.

De este modo, el guión del partido en la jornada en que se cumplía un año de la declaración del estado de alarma (y por ende de la implantación del confinamiento domiciliario) acabó por ser exactamente a la inversa del guión del último partido que se jugó en el Francisco Mateos (el 8 de marzo de 2020) antes de que se declarase ese estado de alarma. En concreto, en aquel encuentro se adelantó el Ciudad Rodrigo (en el 70’, un poco más tarde que el Ribert este año), empató el Ribert en el 81’, y los mirobrigenses se acabaron por hacer con la victoria en el 90’, con un gol de Lafu.

Con el triunfo en esta ‘jornada de aniversario’ del estado de alarma, el Ribert pone pies en polvorosa en la clasificación del subgrupo B2 de la Regional de Aficionados: llegaban a Miróbriga sacándole 3 puntos al Ciudad Rodrigo, 2º clasificado, y se marchan con 6 de ventaja sobre los mirobrigenses (que al menos mantienen la posición), y con el goal-average particular ganado (en la ida se empató a 0).

Al Ciudad Rodrigo le queda el consuelo de que sigue teniendo un pequeño margen con el corte entre los equipos que jugarán por el ascenso a 3ª y los que no (en concreto, 4 puntos con 18 por jugarse todavía). Para lamerse un poco las heridas, y resarcir a la afición, el Ciudad Rodrigo tendrá un nuevo compromiso en el Francisco Mateos el próximo domingo, en este caso frente al colista, el Coreses, que esta jornada ha perdido 0-7 en casa ante el Béjar (que menos mal que le pusieron una sanción, porque sino estaría ya acosando a los mirobrigenses en la tabla).

ASÍ FUE EL PARTIDO

El encuentro de la tarde dominical en el Francisco Mateos comenzó con mucho respeto entre ambos equipos. El primero en coger la batuta tras los primeros minutos fue el Ciudad Rodrigo, que tuvo una primera opción de la mano de Fran que atrapó el portero (9’), y una falta botada por Alberto García al borde del área que se fue por poco (12’). Tras estos minutos, cogió un poco las riendas el Ribert, que firmó en el 18’, desde casi el medio del campo, su único disparo de todo el primer tiempo, que se marchó alto.

Desde el ecuador de la primera parte hasta su final tuvo más posesión el Ciudad Rodrigo, visitando de forma periódica el área del Ribert (que lo fiaba a acciones rápidas a la contra), pero sin ningún atino. Dentro de este tramo, se pueden destacar dos internadas de Alberto Martín por la izquierda, casi por línea de fondo, que acabaron por ser desviadas a córner (la segunda de ellas casi en línea de gol), y tres disparos desde fuera del área, sin demasiado peligro, de Alberto Martín (se fue alta), Santi (la cogió el portero) y Sergi (al lado del palo izquierdo).

Tras una primera parte que sin ser mala, no pasará a la historia, la segunda sí será bastante más recordada. En este sentido, desde el principio hubo animación, comenzando en el 47’ con una intentona por bando: una de Alberto García que se perdió y otra lejana del Ribert que fue atrapada por Pepo en 2 tiempos sin demasiados problemas, pero que es relevante porque fue la primera vez que tuvo que actuar ante una ocasión visitante.

Sí estuvo más exigido en el 53’, en la primera gran ocasión del encuentro: un balón desde la derecha hacia el área donde un jugador se quedó frente al guardameta mirobrigense, quién lo tapó a la perfección, yéndose hacia la izquierda, donde le tapó Adrián Gallego, acabando la jugada con Pepo atrapando el balón en el suelo. No hubo tanto acierto a la hora de defender otra acción en el 55’: el Ribert mandó otro balón al área, en este caso desde la izquierda, no acertando el Ciudad Rodrigo a despejar, lo que hizo que quedase franco para Gustavo, quién lo mandó por bajo al fondo de la red.


El gol sentó mal al Ciudad Rodrigo, cogiendo las riendas claramente el Ribert, que siguió arriba, aunque en el tramo siguiente las intentonas que llegó a haber fueron locales: una acción en el área de Alberto Martín en la que se reclamaron hasta dos penlayts (59’), una falta botada por Maza que se perdió (61’), y un córner rematado por Alberto Martín que atrapó el guardameta (65’). Finalmente, el que rozó el gol más claramente en este tramo fue el Ribert: en el 69’ botaron una falta desde la banda derecha que fue muy bien rematada en el área, logrando Pepo despejar a córner, en cuyo saque hubo un disparo muy fuerte desde más o menos la media luna que Pepo tocó antes de impactar en el larguero.

Superado este ‘susto’, el Ciudad Rodrigo recuperó sensaciones, yéndose un poco hacia arriba e intentando agobiar, aunque de nuevo sin poder poner el balón entre los tres palos: Alberto García botó dos faltas, la primera de las cuales no llegó a ser rematada por poco ni por Manu Blanco ni por David Risueño, mientras que la segunda se fue rozando el palo izquierdo, al igual que ocurrió con un disparo raso desde la frontal de Pablo López (que tocó alguien por el camino, suponiendo un saque de córner). De tanto llegar al área, el Ciudad Rodrigo acabó por sacar en el 80’ un penalty, que mandó para adentro Alberto García (el portero llegó a rozar el balón).

Tras este tanto (únicamente el 2º en 4 partidos), se abrieron unos minutos bastante apasionantes, ya que ninguno de los dos equipos quería renunciar a la victoria, pese a que el empate era especialmente bueno para el Ribert. Así, los capitalinos llegaron a disponer de dos remates de cabeza consecutivos en el área (el balón acabó fuera); y generaron una acción rápida con un pase de la muerte que salvó Pepo (hubo una segunda opción que se bloqueó); mientras que el Ciudad Rodrigo tuvo su ocasión en el 86’, en una falta botada por Alberto García desde la izquierda que remató Pablo Pérez de cabeza, marchándose por muy poco.

El partido se resolvió en el tiempo de descuento: un jugador del Ribert fue agarrado cuando se iba hacia el área de Pepo, lo que supuso una falta cerca de la frontal que acabó dentro en el 92’ con un disparo raso de Ángel ajustado al palo derecho. Tras ello, hubo un par de minutos de juego, pero ya no hubo posibilidades reales para el Ciudad Rodrigo, que de este modo cosecha su 1ª derrota del curso en casa.

/ZONA MIXTA/

Desde el punto de vista de Aris Marcos, es un derrota “muy injusta e inmerecida”, pues es “de los días que mejor ha competido el equipo, pero el fútbol es así”. El técnico resaltó que “no hemos tenido suerte de cara a gol, hemos generado y tenido varias claras, y muy poca fortuna en sus dos acciones de gol”, después de que Pepo hiciera “dos grandes paradas”. Por ello, “cuando los jugadores lo dan absolutamente todo y se dejan el alma, no puedes reprochar absolutamente nada sino felicitarles”.

Aris Marcos acabó expulsado por doble amarilla, explicando que la primera “es muy injusta porque yo no me salgo del área técnica”, mientras que la segunda (justo tras el penalty pitado a favor) “es por hacer una observación de manera educada porque era la 2ª amarilla para el jugador rival clarísima, y esa jugada marca el devenir de los últimos minutos”. El técnico resalta que las dos amarillas se las saca “el linier que está a 40 metros de mí”, llamándole la atención que “cuando el entrenador contrario rompe el banquillo de una patada, saltando el metacrilato por los aires, con el linier al lado, no pasa absolutamente nada”.

Considerando así injusta su expulsión, pide que al Ciudad Rodrigose le respete y se le trate de la misma manera que al resto de equipos, porque hoy no fue así”, porque también fue expulsado el delegado, Miguel, “que en 41 años jamás le han sacado una roja”.

El técnico concluye que se queda “con muchísimas cosas positivas del equipo cada semana; luchamos ante muchas adversidades y tenemos que hacer malabares para cuadrar la semana de entrenamientos, y estar el mayor número de jugadores posible; es de admirar lo que hacen, estoy orgulloso de todos ellos, al igual que de nuestra afición, que han estado de sobresaliente animando sin parar, y al finalizar el partido han sabido recibir y aplaudir el esfuerzo de los jugadores”. Aris Marcos espera que frente al Coreses “nos quiera entrar la pelota”, añadiendo que “lo más importante es que seguimos segundos dependiendo de nosotros mismos”.