Menores y redes sociales

Empezamos con los anglicismos: ciberbating ( ciberhumillación), ciberbulling (ciberacoso), enfoque Bysbander ( espectadores, posicionamiento y  alianzas), fake news, FOMO ( fear of missing out, miedo a perderse algo), gossip ( rumores), grooming ( ciber embaucamiento), sexting, phonbie ( phone zombie )….

Son una barbaridad de términos.

Nuestro posicionamiento como educadores es usar las oportunidades que ofrece como información y minimizar los riesgos.

Los padres y educadores que creen que saben más que ellos pueden perder margen de maniobra porque creen controlar un perfil y hay otros que son los peligrosos.

La información de los peligros la tienen otra cosa es que sean conscientes y sean capaces de no caer en las redes.

Cuanto más tarde empiecen mejor. En la adolescencia tiene que haber un tiempo limitado. Más que prohibir es ampliar el tiempo dedicado a actividades reales de estudio, deporte, naturaleza, viajes, paseos,….

En caso de problemas de sueño, etc. Hasta la mayoría de edad quitar los móviles para la noche.

En el mundo de la protección a la infancia los abusos suelen ser más problemáticos los reales. Pero está claro que los móviles son herramientas de control de maltratadores, celosos, obsesión de dependientes afectivos, facilitadores de tráfico de drogas…

Hemos tenido incluso la experiencia de una chica que nada más cumplir la mayoría de edad entró en una línea erótica y acabó muerta en un piso a manos de alguien con quien había contactado.

Más que poner vallas a la piscina necesitan aprender a nadar. Siempre habrá un hueco por donde entrar.

Respecto a los móviles en clase. Yo personalmente me sirven como sala de informática y si alguien lo usa inadecuadamente se lo retiro. Cuando no hay esa autoridad denota otras carencias del profesor en el aula para lo que necesitará ayuda externa o cambiar él formas de liderar o motivar.

Un exalumno nuestro de una vivienda de protección acabó siendo el mayor estafador de la historia. Cientos de miles de euros estafados en compras on line. La última de trescientos mil euros. Decía el periódico que no tenía estudios. La realidad es que hizo un bachillerato de excelencia hasta que descubrió una actividad más rentable.

Es verdad que aplicado a la escuela no tienen tanta destreza para utilizar aulas virtuales. Pero al estar lo virtual implantado, en mi caso como profesor acompaño humanamente y hacemos en clase el conocimiento útil para el día a día desde el tú a tú. Aprendemos cooperativamente  para mejorar el mundo.