Los hombres presentan un peor pronóstico de Covid-19 que las mujeres, según un estudio realizado por internistas

Ellos ingresan con síntomas más graves y requieren mayores tratamientos

Paciente de Covid-19 atendido por personal sanitario

Los hombres se relacionan con un peor progreso de la Covid-19, ya que presentan más síntomas al inicio de la enfermedad, tienen más complicaciones durante la hospitalización, requieren un mayor número de tratamientos, ingresan con mayor frecuencia en la UCI que las mujeres (10% frente a 6,1%) y tienen una mayor tasa de mortalidad (23,1% frente a 18,9%), según un estudio de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Concretamente, la investigación, publicada en 'Journal of Clinical Medicine' por 25 médicos internistas, ha analizado de forma comparativa las características clínicas de la enfermedad que causa la infección por SARS-CoV-2 entre hombres y mujeres, en base a datos de 12.063 pacientes hospitalizados con Covid -19 en España.

De los 12.063 pacientes hospitalizados analizados (mayores de 18 años y con infección por SARS-CoV-2 confirmada), el 56,8 por ciento fueron hombres, y las mujeres incluidas en la investigación eran mayores que los hombres (67,9 frente a 65,7 años de media).

Respecto a los hallazgos notables sobre características basales y comorbilidades, figuran una mayor tasa de tabaquismo observada entre los hombres (6,9% frente a 3,3%) y un mayor porcentaje de mujeres con obesidad (22,3% frente a 20,5%). Además, la dependencia severa fue más frecuente en las mujeres (10,1% frente a 5,1%).

SÍNTOMAS AL INGRESO

En cuanto a la presentación clínica de la Covid -19, los síntomas como tos, fiebre superior a 38°C, disnea, taquipnea y saturación de oxígeno por debajo del 92 por ciento fueron más frecuentes en los hombres, mientras que síntomas más leves como odinofagia, ageusia, anosmia, artralgia, dolor de cabeza y síntomas abdominales fueron más frecuentes entre las mujeres.

En las radiografías de tórax, la afectación bilateral pulmonar fue más frecuente que la unilateral. La condensación bilateral y los infiltrados intersticiales bilaterales fueron significativamente más frecuentes en los hombres (31,8% frente a 29,9% y 53,7% frente a 48,6%, respectivamente).

En el estudio, también se analizaron los datos sobre el tratamiento recibido. Los esteroides sistémicos fueron utilizados con mayor frecuencia entre los hombres (38,7% frente a 30,5%). Además, los varones requirieron ventilación mecánica no invasiva (NIVM) y ventilación mecánica invasiva (VMI) con más frecuencia que las mujeres (5,6% frente a 3,6% y 7,9% frente a 4,8%, respectivamente).


El oxígeno a través de cánula nasal de alto flujo también se utilizó con mayor frecuencia en los varones (9,4% frente al 7,2%) y la posición prona se utilizó en el 12,5 por ciento de los hombres y el 7,2 por ciento de las mujeres. Además, las dosis anticoagulantes completas de heparina de bajo peso molecular (HBPM) se administraron con mayor frecuencia en el grupo de hombres (11,8% frente a 9,0%).

PRINCIPALES COMPLICACIONES

Durante la hospitalización, los hombres sufrieron más complicaciones. El Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo (SDRA) fue la complicación más común y el SDRA grave fue más frecuente en los hombres (19,9% frente a 14%). Asimismo, los hombres necesitaron ingreso en UCI con mayor frecuencia que las mujeres (10% frente a 6,1%) y presentaron mayor mortalidad intrahospitalaria (23,1% frente a18,9%).

Los varones, además, tuvieron una mayor tasa de mortalidad e ingresos en UCI. La mayoría de los fallecidos tenían más de 85 años, en ambos grupos, hombres y mujeres (52,2% frente al 41,2%). En cuanto a la mortalidad, las diferencias por sexo son estadísticamente significativas en los grupos de edad de 55 a 89 años. Si se tienen en cuenta los ingresos en UCI, las diferencias son significativas de 45 a 74 años, excepto en el grupo de 50 a 54 años. En este sentido, los autores señalan que el grupo de edad con mayor diferencia en este sentido y con gran significación estadística es el de 70 a 74 años (15% frente a 8,3%).

Así las cosas, los investigadores llaman la atención sobre que, a pesar de que las mujeres del estudio eran mayores que los hombres y tenían un mayor porcentaje de dependencia severa, sumado a que ambos grupos tenían porcentajes similares de comorbilidades, los hombres mostraron una mayor mortalidad y mayor número de ingresos en UCI. Sin embargo, los investigadores recuerdan que los hombres llegaron al hospital en peor estado y con síntomas más graves que las mujeres, y un mayor porcentaje de los hombres había desarrollado neumonía bilateral al ingreso.