“Este virus no muta tanto como otros, y aunque surjan nuevas variantes las vacunas actuales seguirán dando cierta protección”

“No sabemos todavía muy bien, los efectos de la infección natural, las defensas que producen y el tiempo que duran estas defensas”, explicaRafael Góngora, profesor del área de Inmunología del departamento de Medicina de la USAL 

La vacunación, la gran esperanza contra la Covid-19

Es evidente que cuanto más tiempo ande el virus por ahí, más probabilidad hay de que mute y genere nuevas variantes. De todas formas, la vacunación masiva va a llevar mucho tiempo”. Así lo apunta Rafael Góngora Fernández, profesor del área de Inmunología del departamento de Medicina de la Universidad de Salamanca, a la pregunta de si se corre el riesgo de que ante una mutación del virus SARS-COV2 alguna vacuna pueda perder eficacia, y de ahí que aumentar el ritmo de vacunación frente a la Covid-19 sea importante. 

“Este virus no muta tanto como otros (por ejemplo el de la gripe)”, añade, “y por otra parte, aunque surjan nuevas variantes, las vacunas actuales seguirán dando cierta protección”, precisando que esstamos en una pandemia y “que cada semana surge información potencialmente importante”.

Otra de las cuestiones que hemos trasladado al profesor Rafael Góngora es qué produce una respuesta inmunitaria más fuerte: haberse contagiado o la vacuna. “En condiciones normales, la infección de un individuo con un sistema inmune competente, siempre dará mayor protección frente al organismo salvaje que utilizando una vacuna (por buena que sea). Lo que pasa es que en individuos de mayor edad y en otras patologías no hay una respuesta tan efectiva”, explica. Por otra parte, “no sabemos todavía muy bien, los efectos de la infección natural, las defensas que producen y el tiempo que duran estas defensas”. 


¿Es, por tanto, necesario vacunarse aunque se haya pasado la enfermedad de la Covid-19? “Todavía no sabemos los efectos a largo plazo de la infección natural, por lo tanto, nos ‘aseguraremos’ utilizando la vacuna. Es una decisión compleja, teniendo en cuenta la falta de vacunas en estos momentos”, apunta. 

Hasta el momento son tres las vacunas que se están administrando en España (Pfizer, Moderna y AstraZeneca), y si hay un dato que parece haber captado la atención ciudadana es de la eficacia, y esto incluso ha generado una cierta desconfianza hacia la vacuna de AstraZeneca. 

“Con la vacuna AstraZeneca ha habido unas cuantas noticias fuera de madre y un poco de guerra nacionalista entre UK y la UE”, señala Góngora al respecto. “Parece que las cosas se van asentando e incluso Alemania que fue un poco reticente, empieza a usarla en más grupos de edad. Parece que aunque se haya dicho que su efectividad es menor, parece que sí evita en casi su totalidad la necesidad de ingreso en centro hospitalario. Seguiremos viendo este tipo de discusiones ahora que se van aprobando más vacunas. Se necesitan estudios más amplios y tiempo para tener una visión adecuada”.