Anoche soñé que volvía a Manderley...

Ahora que se ha hecho un remake de Rebecca, una de mis películas favoritas, que considero muy relacionada con Ciudadano Kane (recomiendo verlas más o menos juntas), se me ocurrió grabar este poema y compartirlo por acá.

PD: No sé si vea la versión moderna de Rebecca; por el momento, no me atrevo.

Otra PD: No sé si Juan Velasco lea estos “charros de dos orillas” pero el poema está dedicado a él, puesto que así tituló un libro… Y claro, también a la memoria de don Alfred Hitchcock…

Para ver y escuchar: https://youtu.be/569ghrD4noI

Me escapo de la prosa

que una presencia solo es protagonista en la poesía...

 

Y digo una presencia;

no espectro, no,

presencia...

 

Y pienso en la belleza de lo efímero

en el arte total que solo da el momento,

en las verónicas que duran una vida

o en llorar en el Cañón del Sumidero...

 

En cuando te besé,

en ese instante en que se paró el mundo

—nosotros lo sentimos, por lo menos—.

 

Somos un círculo, o tal vez un mandala...

Somos un tiempo cíclico,

mas, sobre todo,

instantes...

 

Presencia indescriptible.

 

Lo inefable...

 

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)