Husmeando la ciudad 

“La Historia tiene unos alicientes impresionantes y el primero es perder la noción del presente al tratar constantemente con el mundo desaparecido. La Salamanca más trascendental y de más brío en Europa es la  Salamanca de postrimerías del Siglo XV y todo el XVI, donde aparecen figuras importantes. El Brocense, Nebrija, Fray Luis de León, y muchos más. La Universidad con su renovación Teológica, Derecho Canónico, Arte, Medicina. El eco en Europa es importantísimo y viene gente a Salamanca de todas partes de España y de Europa, se está en la línea de Bolonia, Coímbra, Oxford, Cambridge o París”.

A mí, que quiero a Salamanca, me hubiera gustado “Husmear” (andar indagando una cosa con arte y disimulo), sus entrañas como lo hizo nuestro entrevistado de hoy, el valenciano Salvador (en esta nueva “serie” de ‘Diálogos Intranscendentes’ me he tomado la licencia de mencionar solamente el nombre de pila del entrevistado), durante cuarenta años. Así tal vez, yo hubiera tenido la oportunidad y alegría de conocer en su tiempo aquella Salamanca que tuvo entidad de ciudad muy anterior a la era cristiana en tres o cuatro siglos. Una ciudad que fue municipio romano, que estuvo amurallada y por donde pasó la Vía de la Plata, que era el camino que unía a Mérida con Astorga y de allí pasando por Tarragona hasta Roma. Mu hubiera enterado también de cuando fue sitiada por Aníbal o de las correrías de Almanzor por estos entornos, o de cuando en el año 985 Ramiro II con las fuerzas aliadas de Aragón, Navarra y Castellano-Leonesas logran poner la línea en el Tormes, línea que fueron una serie de Castillos de los que nos quedan ya nada más que las referencias. Los había en El Carpio, Cabrerizos, Salamanca, Ledesma. Pereña y Salvatierra. Cuando llega Alfonso VI corre la línea de conquista hasta El Tajo y se forma la línea del Alagón; en que estaban los Castillos de Miranda, Monleón, (ver foto) y  Salvaleón, ya por Extremadura.

- Hablando de este tema apasionante de los Castillos. ¿Usted durante cuarenta años ha estudiado la historia de Salamanca? Una labor continuada que ha culminado con la reconstrucción  del Castillo de Monleón…

- Efectivamente. La historia de Salamanca (Ver foto), me vino, porque claro, al entrar en el Archivo Municipal tuve en mis manos la posibilidad de un acervo histórico que mucha gente no tenía. Aunque, bien es verdad, que esta riqueza estaba totalmente dormida cuando la cogí. Era un  montón de legajos, con unas denominaciones muy simples y tuve que ir desentrañando todo. Más tarde al ser nombrado-Cronista de la Ciudad-, ya me entregue de lleno a “HUSMEAR” y rebuscar, como cosa propia, en la misión que desempeñaba.

- Respecto al Castillo de Monleón, fueron 19 años de intensa labor y sacrificio que ya está culminada. Fue adquirido en el año de 1969 en una subasta por mi mujer y por mí. Tres interesados fuimos a la puja y con un esfuerzo titánico y casi por los pelos nos lo adjudicaron a nosotros. Estaba totalmente en ruinas, hasta el punto de que a los quince días de adquirido se desplomó un esquinazo. Hasta el día de hoy; no hemos dejado de introducir mejoras. Ahora es habitable.

- Lo cierto esque al comprarle me tildaron de tonto y otras cosas, y en el fondo lo que no se vio fue el amor a un monumento y la generosidad de invertir en él un patrimonio propio para salvarlo sin ayudas no prebendas oficiales. La aseguro que ha hecho falta un temple muy fuerte para seguir adelante en la tarea propuesta.

- ¿Se disgustó usted por ello?

- Pues no. Ya que siempre he recordado y guardado lo que decía nuestra madre: “Los beneficios se deben escribir en mármol… y las ofensa en arena para que se las lleve la mar”.

- Don Salvador. Dos preguntas para terminar: ¿Cuál ha sido para usted, para usted, lo más curioso descubierto en el Museo Municipal?

- Pues el maletín del General Wellinton; que estaba a punto de ser llevado de Salamanca para ser subastado en un Rastrillo de “altos vuelos” de Madrid. Es una pieza señera y era el maletín de aseo personal de Wellinton: “Están en él las navajas de afeitar, las tazas de tomar el té, la cubertería, menos el cuchillo, pues los señores de aquella época no cortaban la carne… sino que la trinchaban”.

- ¿Qué proyectos tiene?

- Por ejemplo; descubrir para un artículo que estoy elaborando, que torero  famoso murió toreando en la Plaza Mayor salmantina, cuando en ella se celebraban corridas de toros. Hoy te puedo decir  cómo máximo”, que fue un hermano de Pedro Romero. Por ejemplo; que la suerte del rejoneo a caballo nació en Salamanca, pues hasta el Siglo XVIII, la lidia de los toros sólo pertenecía a los nobles, siendo una continuación de los lances de guerra.

Esto que han leído es un resumen de la larga entrevista que mantuve en su día, con Don Salvador. Hace más de 20 años. Personaje singular, tanto como otros muchos que pasaron por aquí y dejaron su impronta.