Cuándo madura una persona

Cuándo madura una persona.
Cuándo reconoce en el mármol de los templos su espíritu
firme en la materia de los sueños.
Cuándo
entra en esa otra dimensión o cavidad
o túnel, o eso de la vida ajustado a criterios cimentados en la piedra
de la vida recogida en su apertura para el mundo.
Cuándo me veré así en el espejo cara a cara con el cambio
del ser cuando se muda en sus adentros para fuera y en su afuera para dentro
en un concierto en el silencio del océano del todo
y la nada en matrimonio en nuestro curso vital.
Cuándo escuchaste esas palabras en tu entorno:
cuánto ha cambiado, casi no la reconozco, parece otro,
por haber llegado a una cima a ras de suelo en tu experiencia del día a día
forjado en el número y la letra de la solución a nuestro rumbo en el planeta.
Cuándo deja una, uno, de hacerse esta pregunta
tan eterna como el viento a la ventana en una tarde de domingo,
en una mañana de sábado,
en un amanecer cualquiera.
Cuándo la persona llega a esa meta de donde parte en un principio al final del mediodía,
cuando la tarde se dibuja en el espacio y sus colores oscuros de la noche se acercan a su sombra
tan constante incluso en su transparencia diurna como la de la vida y la de la muerte
recogiendo entre sus brazos el conjunto de las cosas y las ideas.
Cuándo somos en verdad nosotras y nosotros en el templo del amor
consagrado a las cosas pequeñas como un tornillo rodando desde la cabeza.

 

Me caigo

 

 

27 de febrero de 2021
Xalapa, Veracruz, México
Juan Angel Torres Rechy
torres_rechy@hotmail.com