Advertisement Advertisement Advertisement
Domingo, 7 de marzo de 2021

El Procurador del Común reitera a Sanidad que la telemedicina “no sea un sustitutivo de la atención presencial”

La pandemia ha dado lugar a la incorporación de la llamada ‘telemedicina’ en la gestión de la  atención sanitaria, apunta en su resolución, y la realización de las consultas virtuales y/o telefónicas “ha  irrumpido en el día a día de facultativos y pacientes”

Las restricciones por la pandemia han impulsado la telemedicina. Foto archivo EP

El Procurador del Común de Castilla y León, Tomás Quintana, pide poner especial cuidado en que la telemedicina “no sea un sustitutivo de la atención presencial”. Así lo recoge en una resolución publicada este mes de febrero en la que también señala que de “lo que no cabe duda es que la gestión de la pandemia ha dado lugar a la forzosa incorporación de la llamada ‘telemedicina’ en la gestión de la  atención sanitaria. Así, la realización de las consultas virtuales y/o telefónicas ha  irrumpido en el día a día de facultativos y pacientes”. 

Es más, apunta, “en la época anterior a la pandemia, las consultas virtuales tenían una implantación  desigual en toda España y, concretamente en Castilla y León, eran un fenómeno anecdótico”. 

Entre las “virtudes” de este tipo de atención sanitaria, la resolución del Procurador cita la agilización de las listas de espera, la eliminación de desplazamientos innecesarios o lo que algunos expertos llaman “desburocratización” de la atención. Sin embargo, subraya el Procurador del Común, y aunque “es indudable la necesidad de garantizar la seguridad de  profesionales y pacientes evitando los contagios por Covid-19, estimamos que el recurso a una medicina no presencial como la que se ha generalizado, no garantiza una óptima gestión sanitaria”. 


Por otra parte, añade el Procurador del Común en la resolución, “no podemos olvidar los importantes problemas de conectividad de nuestra Comunidad Autónoma, sobre todo en el medio rural, el cual en este momento está muy necesitado  de asistencia, y tampoco el perfil del paciente (avanzada edad y enfermo crónico), que  tiene serias dificultades de toda índole para acceder a recursos móviles y digitales”. 

La resolución recoge la argumentación de la Consejería de Sanidad, señalando en primer lugar que en la actual situación epidemiológica “es prioritario garantizar la salud y evitar contagios tanto de los usuarios como de los profesionales de los servicios sanitarios", y añadiendo que la telemedicina “es una herramienta que ayuda a prestar asistencia  sanitaria a los pacientes sirviéndose de tecnología que actualmente son usadas por la mayor parte de la población y en cualquier ámbito (teléfono, TV, móvil…) favoreciendo la accesibilidad, pero nunca sustituye a la consulta presencial, que se realizará siempre  que la patología lo requiera, correspondiendo indicar su procedencia al profesional sanitario”.