Advertisement Advertisement
Jueves, 25 de febrero de 2021

Nueva subida del precio de los carburantes que vuelve a niveles pre-Covid

Desde la segunda semana de noviembre, el precio del gasóleo acumula una subida de en torno al 11%, mientras que en el caso de la gasolina es un 9% más cara

El precio de los carburantes mantiene su tendencia alcista, al encadenar esta semana su decimasegunda subida consecutiva, con un repunte del 1%, con lo que se acerca así a los niveles de la segunda semana de marzo, antes de declararse el estado de alarma por la crisis sanitaria del Covid-19.

En concreto, el precio medio del litro de gasolina ha subido un 1,05% respecto a la semana anterior, para situarse en los 1,251 euros, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. Por su parte, el precio del gasóleo se ha encarecido un 1,25% esta semana, para elevarse hasta los 1,133 euros el litro.

Desde la segunda semana de noviembre, el precio del gasóleo acumula una subida de en torno al 11%, mientras que en el caso de la gasolina es un 9% más cara. Así, el precio de ambos carburantes se consolida en máximos desde marzo, cuando empezó a descender en pleno confinamiento por la crisis del Covid-19.

Este incremento en el precio de la gasolina y del gasóleo ha ido de la mano de una recuperación en los precios del petróleo, que esta semana se han asomado a máximos.


Así el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves por encima de los 63 dólares, mientras que el Texas americano se intercambiaba a unos 59,6 dólares, precios por encima de los de hace una semana.

De esta manera, los carburantes consolidan las subidas que ya empezaron a registrar a lo largo del periodo estival, con incrementos desde el pasado mes de mayo, cuando descendieron a mínimos por el desplome registrado durante el confinamiento por el coronavirus.

No obstante, la gasolina sigue estando más barata en España respecto a la media de la Unión Europea (UE) y la zona euro, donde el litro cuesta 1,375 euros y 1,427 euros, respectivamente, al mismo tiempo que el litro de gasóleo cuesta de media 1,251 euros en la UE y 1,276 euros en la eurozona.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.