Advertisement Advertisement Advertisement
Lunes, 8 de marzo de 2021
Las Arribes al día

Abaduero pide al Gobierno que dé marcha atrás en la protección del lobo al norte del Duero

La declaración de este depredador como especial de especial interés supondría la imposibilidad de su control al norte del Duero mediante la actividad cinegética y un aumento considerable de sus poblaciones  

El incremento de las poblaciones supondrá un aumento de los ataques al ganado en zonas no loberas

La Asociación Abaduero, colectivo sin ánimo de lucro, integrado por ganaderos de la comarca de Vitigudino y constituido en 2006 con el objetivo de velar por los intereses del medio rural al sur del Duero, especialmente de la ganadería, ha remitido una carta al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, al cual “solicitamos que den marcha atrás a la pretensión de dar mayor protección al lobo” mediante su declaración como Especie de Especial Interés, lo que supondría la imposibilidad de controlar a este depredador al norte del río Duero mediante la actividad cinegética.

Para Abaduero, la medida impulsada por el Ministerio de Teresa Ribera, responde a “intereses políticos y no a criterios científicos”, por lo que la califican de “despropósito”, pues desde este colectivo entienden que “dañará la ya maltrecha situación del mundo rural, que una vez más se pretende legislar desde la ciudad, desde un mayor desconocimiento y sin tener en cuenta nuestra forma de vida y nuestras tradiciones, legado que va pasando de generación en generación”.

En el documento remitido al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Abaduero argumenta su petición en cuatro puntos:

  1. 1. El lobo es un animal depredador, cuyos ataques producen graves daños en las explotaciones ganaderas dado que ataca de forma indiscriminada, provocando animales muertos y heridos, junto con los daños colaterales como abortos, retraso en el celo, rotura de vallados y gastos veterinarios entre otros.
  2. 2. Su presencia está provocando que los ganaderos sean víctimas de una situación de la que no son responsables, debido a que el lobo y la ganadería extensiva, son incompatibles. Siendo comparable los daños causados por el depredador, a los de una plaga.
  3. 3. Daña el escaso tejido económico de estas comarcas deprimidas, que es la agricultura y la ganadería, en forma de explotaciones familiares, que residen en pequeños núcleos rurales.
  4. 4. Consecuencia de todo esto, se acelerará la grave despoblación que sufren nuestros pueblos, problema por el cual su ministerio debería velar por que no fuera así. Además de los efectos negativos que sufriría el medio ambiente al no contar con las labores de limpieza que realizan nuestros animales en el campo, esto se transformará en un incremento de los incendios.