Advertisement Advertisement Advertisement
Domingo, 7 de marzo de 2021

Cartas de los lectores

Carta abierta a la Junta de Castilla y León sobre el lobo ibérico

Fotografía tomada hace unos días en la finca Espino Rapado, propiedad de Pedro Gutiérrez Moya 'Niño de la Capea', que muestra el resultado de un ataque feroz del lobo

Sirva este comunicado, en primer lugar, para mostrar nuestro apoyo y solidaridad con todos los ganaderos de nuestra Comunidad Autónoma y las asociaciones que los representan, debido a los ataques constantes que sus explotaciones están sufriendo por parte del 'Lobo Ibérico'.

Desde Salamanca es Tauromaquia queremos además recalcar nuestro absoluto desacuerdo con la decisión tomada recientemente desde la Comisión Estatal de Patrimonio Natural del Ministerio de Transición Ecológica, de prohibir la caza de esta especie tan dañina para otras muchas especies y que es un peligro para la subsistencia incluso de los propios ganaderos.

Creemos que esta es una decisión tomada desde un despacho y con un absoluto desconocimiento del funcionamiento del campo y la ecología. Por supuesto, es una decisión tomada sin haber tenido en cuenta el pensamiento ni la opinión de los ganaderos, verdaderos animalistas y quienes defienden un vasto patrimonio ecológico con su propio dinero. Incluir al Lobo entre las especies de régimen de especial protección en las zonas más agrestes de España, es una auténtica muestra de ignorancia.

Haber tomado semejante decisión solo hace que demostrar una vez más que el sentido común reina bastante poco entre la clase política de nuestro país. El desconocimiento sobre la materia en despachos ministeriales no hace más que trabar la labor de los ganaderos, verdaderos perjudicados por estas tomas de decisiones tan nefastas. Sin valorar las consecuencias reales y económicas que el ataque de un lobo hacia una explotación ganadera (ya sea bovina, ovina, caprina...) conlleva, es una locura. El verdadero damnificado, el ganadero, además queda absolutamente desamparado en la mayoría de los casos.

Cada año, cerca de 15.000 cabezas de ganado son víctima de los feroces ataques de ese Lobo que ahora no se puede cazar. Los lobos son una especie depredadora y una amenaza potencial a la ganadería extensiva. Si no se pone remedio a esto o se retractan de su decisión, las pérdidas serán catastróficas.

En el caso concreto de la ganadería de reses bravas, en el caso de llegar al extremo de cerrar una explotación, se perderían años y años de estudios genéticos, de trabajo, dedicación y esfuerzo.

Queremos dejar claro que no estamos a favor de la extinción de la raza del Lobo Ibérico, nadie en su sano juicio lo estaría. Pero sí queremos que se revise esta norma y se puedan pedir medidas de rastreo para el control de su especie donde pueda haber exceso o grandes manadas.

Esperamos que esta llamada de atención sirva para, al menos, detenerse a pensar dos veces la decisión tomada y que impere finalmente el sentido común dado que está en juego el ecosistema y la supervivencia del medio rural. Esto no son dibujos animados de Disney, esto es la realidad, y el lobo, por su instinto, mata sin preferencias.

Prueba de ello son los recientes ataques recibidos en explotaciones de reses bravas como las de D. Pedro Gutiérrez Moya o D. Domingo Hernández, también en explotaciones ovinas zamoranas. En el caso de las ganaderías bravas, los ataques hicieron desaparecer casi medio centenar de becerros, por su parte, en Zamora, fueron más de 40 las pérdidas en ovejas debido al ataque del Lobo.

Por lo tanto, instamos encarecidamente a los representantes políticos de nuestra comunidad que no abandonen a nuestros ganaderos, a ninguno, que luchen con todas las herramientas constitucionales posibles para conseguir revocar la inclusión del lobo en el Listado de Especies de Protección Especial en la Comisión Estatal.

Atentamente, SALAMANCA ES TAUROMAQUIA con el apoyo de: Unión de Criadores de Toros de Lidia Asociación de Ganaderos de Reses de Lidia Asociación Nacional de criadores de Ganado Vacuno de Raza Morucha