Advertisement Advertisement
Lunes, 1 de marzo de 2021
Ciudad Rodrigo al día

Las palabras hieren

Antonio Tena denuncia la inhumanidad de la gerente del Hospital de Alcalá de Henares, Dolores Rubio

Hace unos días, un medio de comunicación publicaba unas  manifestaciones de un responsable hospitalario y dirigidas a personal hospitalario que pienso han llegado al corazón de muchos de nosotros.

Textualmente: “La familia hay que mantenerla fuera. No dentro. Porque aquí no hay que tener visitas. ¿Por qué tiene que llamar a la familia? ¿Por qué tiene que tener un móvil?”

Y me pregunto, ¿Cómo se puede herir a tanta gente con tan pocas y crueles palabras?.

Es un insulto al personal sanitario, al que se le indica lo que han de hacer para que actúen como si fueran robots, como si no tuvieran sentimientos. Como si los enfermos fueran objetos.

Los humanos somos gregarios, vivimos en comunidad  y aquí se insulta a la mejor comunidad, la familia. Donde se expresan todos los sentimientos. Donde están la mirada, el  roce, el beso y el abrazo, el ánimo, el…

En el mes de abril del pasado año yo escribía sobre la crueldad del virus: “Es cruel cuando te dicen que has de ingresar en el hospital, porque has oído las situaciones que se plantean y sientes la duda de qué es mejor, si ingresarte o quedarte en tu casa y no sabes si tienes billete de vuelta”.


Y siguen vigentes.

Después de transcurrido casi un año de pandemia, con todo lo que hemos sabido, aprendido y sufrido, estas palabras son horribles.

Se podría asegurar que rara es la persona que no ha tenido o tiene algún miembro hospitalizado.

Yo lo tengo. Y estas palabras me han herido profundamente. ¿Cómo se  puede decir que la familia no pinta nada? ¿Cómo se puede negar al enfermo la única herramienta de comunicación con su familia ? ¿A quién le puede comunicar su angustia, sus deseos? Le falta el calor y le quieren quitar el único medio que palie la mirada, el roce, el beso, el abrazo, el ánimo, el …

Hay palabras que animan, que transmiten vida, estas hieren.

Esta persona necesita irse a su casa  a sentir el calor de la comunidad, de la familia. Y si no lo hace, que la manden. No necesitamos este tipo de personas, ni el personal sanitario, supongo, tampoco.

Antonio Tena

L´Hospitalet, 7 de febrero de 2021