“La cancelación del mercado supuso pérdidas económicas y estrés para los animales”

El tratante Javier Sogo reincide en que la Junta podría haber evitado el cierre el pasado lunes, si lo hubiera querido, retirando la nieve el día antes con una quitanieve

Javier Sogo en el mercado de Salamanca. |Jorge Holguera

La jornada de mercado fue negativa ayer para los tratantes. Además estaban bastante cabreados por la pérdida de un día de mercado. Lo que ha originado bastantes perjuicios según detalla el tratante salmantino Javier Sogo. Explica que “ha sido un trastorno”, porque “hemos tenido que cambiar las guías”, lo que ha originado pérdidas de tiempo, pues tuvieron que acudir dos veces a buscarlas en casa del ganadero. “Hemos tenido los animales una semana más en casa”, añadía.

El mayor problema es que una vez que el tratante compra las reses se destetan y es muy importante el tiempo que pasa hasta ser vendidas, los animales “pierden lustra y pierden venta”. En este tiempo perdido, los rumiantes “pueden coger catarros”, razón por la que esta semana han tenido que proporcionarles tratamientos preventivos, para evitar este problema. También se genera “estrés” en el ganado.

Los vendedores acumulaban ayer el malestar del día (pasado lunes) sin mercado, por la nieve, con una cuestión que no comparten en la gestión del mercado, ya que, según explica este tratante, el mercado de Salamanca se cancela si un lunes cae festivo. Esto, dice, “no sucede en ningún otro mercado de España”, salvo que dicho festivo pueda ser un día fuerte como la Navidad o el Año Nuevo.


“La Junta de Castilla y León no se da cuenta de la repercusión económica que tiene el cierre de un mercado, se tenía que adaptar a nosotros y no nosotros a ella, porque el mercado lo creamos nosotros”, opina. Además anota que no es por los veterinarios, porque aunque sea festivo, si hace falta trabajan.

Ayer, la nota negativa para los vendedores fue el descenso del precio en las hembras. La nota positiva fue la recuperación del 100% del aforo del mercado.

El animal que mejor venta tuvo, por su fuerte demanda por parte de países musulmanes, son los machos de pelo amarillo y colorado.

En las naves de este mercado la mayor parte de las partidas eran de cruzado de Limusin. Se  veía mucho Charoles y Limusin, que es cuando sale el “pelo melocotón, que es lo que demanda el mercado ahora mismo”, explica el vendedor. También había reses de otros cruces como el de Limusin y Blonda.

  • Camión de transporte de ganados en el mercado de Salamanca. | Jorge Holguera