Ciudad Rodrigo al día

 

San Andrés festeja a San Antón en familia

La Parroquia cumplió de forma estricta el nuevo aforo máximo permitido en los cultos religiosos

Como cada 17 de enero, la Parroquia de San Andrés de Ciudad Rodrigo festejó durante la mañana del domingo al patrón de los animales, San Antón Abad, aunque de una forma muy diferente a lo habitual por culpa de la pandemia del coronavirus y de todas las medidas de restricción que lleva asociadas, las últimas de ellas en vigor desde apenas las 20.00 horas de la tarde sabatina.

En concreto, la que más afectó a la celebración de la mañana dominical (hay que recordar que en San Andrés siempre se festeja a San Antón el día que en el que aparece en el calendario) es que a partir de ahora sólo se puede cubrir un máximo de 1/3 del aforo de los templos religiosos, con un límite de 25 fieles, lo que propició que la celebración, que tuvo lugar en el marco de la misa de las 13.00 horas, fuese ‘en familia’.

En este sentido, la Parroquia cumplió de forma estricta el nuevo aforo máximo permitido, y contando todos los asistentes (incluido el Coro Parroquial), sólo hubo 25 personas en el interior durante la celebración, colocándose en la puerta lateral un cartel de ‘Aforo completo’ cuando se alcanzó esa cifra, que el propio párroco de San Andrés, Tomás Muñoz Porras, calificó como “exagerada” (por lo baja que es) teniendo en cuenta las dimensiones del templo.

Tomás Muñoz Porras hizo ese comentario en los momentos propiamente dichos de celebración de San Antón que tuvieron lugar a la conclusión de la misa y que consistieron, por un lado, en un sencillo ofertorio, en el cual los asistentes a la misa se acercaron al altar para que les hiciesen entrega de una bolsita con un par de panecitos de San Antón los responsables de la Cofradía y el joven mayordomo, Sergio Muñoz.


Estos panecitos también fueron repartidos a los 25 asistentes a la misa previa de las 11.30 horas, así como a los que asistieron, en mayor número (ya que todavía no había entrado en vigor el numerus clausus) a la eucaristía de la tarde sabatina. En la misa de las 13.00 horas, una vez empezaron a salir fieles del templo, se permitió la entrada a otras personas que estaban a las puertas con el objetivo de conseguir los panecitos.

Para rematar, tuvo lugar el sorteo del novedoso Cajón de San Antón, que al menos este año ha sustituido al tradicional Aguinaldo. De este modo, en vez de sortearse 4 lotes como era tradición, se puso en juego un baúl que contenía 2 jamones, 4 morcones, 2 quesos, 2 botellas de vino y 1 gallo (que no fue llevado a la Parroquia, siendo sustituido por una figurita).

Según expresó uno de los responsables de la Cofradía, este Cajón nace “en recuerdo de los hombres y mujeres que se marcharon en silencio”, y la intención es mantenerlo “como recuerdo de este año”. El mayordomo de San Antón de este año, Sergio Muñoz, fue el encargado de sacar de una bolsa en la que estaban los números de todas las papeletas vendidas (del 0000 al 2000) la ganadora, resultado ganadora la número 0432.