Ciudad Rodrigo al día

Jesús García Burillo, entre los Obispos de la región que rechazan el ‘numerus clausus’ para las misas

Aceptando que hay que hacer “un esfuerzo”, no ven lógico un límite común teniendo en cuenta la diversidad de tamaño de los templos

Entre las nuevas medidas de restricción contra el coronavirus aprobadas a lo largo de esta semana por la Junta de Castilla y León se incluye que en los cultos en los templos religiosos sólo se podrá cubrir un máximo de 1/3 del aforo, con un límite de 25 fieles, una medida que no ha gustado en las Diócesis de Castilla y León, cuyos máximos responsables han emitido este sábado un comunicado criticando la medida y pidiendo otra solución.

En concreto, el comunicado está firmado por los arzobispos de Valladolid y Burgos, Ricardo Blázquez y Mario Iceta; los obispos de Salamanca, Carlos López; Segovia, César Franco; Ávila, José María Gil; Zamora, Fernando Valera; Palencia, Manuel Herrero; Osma-Soria, Abilio Martínez; Astorga, Jesús Fernández; y León, Luis Ángel de Las Heras; el Obispo auxiliar de Valladolid, Luis J. Argüello; y el Administrador Apostólico de la Diócesis de Ciudad Rodrigo, Jesús García Burillo.

En el comunicado, los firmantes expresan que son conscientes del “grave momento sanitario” que vive Castilla y León, aceptando que hay que hacer “un esfuerzo mayor para evitar los contagios y evitar el colapso de nuestro sistema sanitario”. Sin embargo, “no nos parece razonado ni aceptable que ese criterio de ese mayor esfuerzo sea una limitación de aforo expresada en términos absolutos [es decir, 25 fieles como mucho] cuando la superficie y el volumen de los miles de templos, ermitas y capillas que hay en Castilla y León es muy diversa”.


Los arzobispos y obispos califican incluso el establecimiento de un numerus clausus de “injusto por desproporcionado”, ya que “impide el ejercicio del derecho fundamental de la libertad de culto” recogida en la Constitución en templos que “podrían acoger a más de 25 participantes sin poner en riesgo la salud propia y ajena”. De este modo, revelan que han hecho llegar a los responsables políticos de la Junta su “firme oposición” a este formato, esperando que rectifiquen al igual que ha ocurrido en otras comunidades.

Lo que proponen los responsables de las 11 Diócesis de la región es que se mantenga “el criterio proporcional que se ha seguido en toda España durante las diversas fases de la pandemia”, es decir, que el número máximo de fieles se establezca en función del tamaño del templo, “como en el resto de Comunidades Autónomas”.

Por último, en el comunicado emitido se señala que si reivindican el derecho de los fieles cristianos a poder participar en la Eucaristía es “porque estamos convencidos de que la celebración de la Pascua dominical es fuente del amor y de la esperanza que nuestra sociedad necesita especialmente en esta hora”.