Advertisement Advertisement
Miércoles, 3 de marzo de 2021
Ciudad Rodrigo al día

La Cofradía de la Santa Cruz también le envía una carta al Nuncio reclamando un Obispo

Consideran que la Diócesis “necesita tener un Obispo titular, propio y exclusivo, que dirija y comande su diócesis”

> La Ilustre Cofradía de la Santa Cruz de Ciudad Rodrigo también ha remitido en las últimas horas una carta al Nuncio Apostólico del Papa en España, Bernardito Auza, para pedirle que designe un Obispo titular y propio para la Diócesis Civitatense. A continuación reproducimos de forma íntegra esta carta, firmada por los miembros de la Junta Directiva de la Cofradía y su capellán:

Comparecemos aquí en nombre y representación de la Ilustre Cofradía de la Santa Cruz de Ciudad Rodrigo, hermandad erigida canónicamente  como asociación pública de fieles cristianos hace 125 años, que está compuesta en la actualidad por 260 hermanos cofrades y que tiene como principal fin rendir culto y fomentar la devoción a la Santa Cruz de Cristo como señal de los cristianos y signo de la Redención, durante las celebraciones propias de la Semana Santa.

El motivo que nos lleva a dirigirnos a Su Excelencia Reverendísima, no es otro que la gran preocupación que como mirobrigenses y miembros de la Iglesia, nos produce el retraso que se viene produciendo en el nombramiento de un Obispo titular para la Diócesis de Ciudad Rodrigo, situación que con el paso del tiempo se ha visto agravada  con la aparición de todo tipo de rumores sobre el devenir y el futuro de nuestra diócesis.

Ciudad Rodrigo necesita tener un Obispo titular, propio y exclusivo, que dirija y comande su diócesis, y que sea determinante a la hora de tomar decisiones importantes sobre la gestión y el funcionamiento de la misma. Un Obispo   que viva entre sus feligreses y en contacto directo y personal  con ellos, con los presbíteros, religiosas y demás asociaciones de fieles, para  que así pueda conocer sus problemas y darles soluciones.

Todos sabemos que la Diócesis Mirobrigense, a pesar de tener ocho siglos de antigüedad,  es hoy día una diócesis pequeña, situada en una zona despoblada y  económicamente deprimida, pero  que sus moradores,  gente trabajadora, humilde y sencilla, dan constantemente ejemplo de vida cristiana profundizando en su Fe y siendo fieles a sus costumbres y tradiciones religiosas. Y es precisamente por su sencillez y por su humildad por la que necesitan, más que otros, tener un Obispo próximo que les oiga y les dirija en el desarrollo de su vida cristiana. Tanto en el antiguo como en el nuevo testamento, vemos el deseo de Dios para que sus hijos muestren compasión hacia los pobres y necesitados. Jesús dijo que los pobres siempre estarían con nosotros (Mateo 26:11; Marcos 14:7). También dijo que aquellos que muestran misericordia hacia los pobres, los enfermos y los necesitados, en realidad están ministrando a Jesús personalmente (Mateo 25:35-40) y por lo tanto serán recompensados. Una diócesis debe de estar dirigida por su Obispo.


Por otro lado hablar de Ciudad Rodrigo es hablar de su Obispo y su Diócesis, por la íntima vinculación y la gran unión que durante los ocho siglos de vida de la Diócesis Mirobrigense ha existido entre ésta, con la figura del Obispo al frente, y  los mirobrigenses, sus dirigentes  y las instituciones sociales y culturales locales. Siendo muchas las situaciones y los  eventos de la vida municipal y comarcal, en los que el Obispo Civitatense ha participado, ofreciendo desinteresadamente sus servicios y los de la Diócesis para contribuir al desarrollo social, cultural y económico de Ciudad Rodrigo o ayudando en labores de socorro cuando por desgracia alguna catástrofe o infortunio han golpeado a esta zona.

Sin su Obispo y sin su Diócesis Ciudad Rodrigo perdería prestigio e importancia como ciudad, pues ser sede episcopal engrandece y pone en valor a cualquier ciudad, algo imprescindible y necesario ahora en Ciudad Rodrigo y su comarca si analizamos la difícil  situación económica y social que vive en la actualidad.

Por todo lo antes reseñado y sin pretender  interferir en su labor, con todo  nuestro respeto y veneración,  mediante estas  letras queremos manifestarle lo necesario e imprescindible que es para Ciudad Rodrigo, su comarca y habitantes el contar con un Obispo titular y propio, que residiendo en nuestra Ciudad gobierne y dirija los pasos de nuestra Diócesis en su misión pastoral, siendo a la vez un gran apoyo para  el desarrollo de la vida social, cultural y económico de nuestra ciudad y su comarca, algo básico y fundamental para el sostenimiento vital de esta zona.

Sin otro motivo, y dándole las gracias anticipadas por la atención que no dudamos ha de prestar a lo aquí manifestado, le saluda atentamente la Junta Directiva de la Ilustre Cofradía de la Santa Cruz de Ciudad Rodrigo.

> Firmado por: Arturo Ronco González (presidente), Emilio Ramos González (vicepresidente), Paloma Gutiérrez Hernández (secretaria), Isidro Pérez Rodríguez (tesorero), Judith Gutiérrez Hernández (vocal), Remedios García Rodríguez (vocal) y Fernando Días-Bailón Alonso (capellán).