UGT, CCOO y patronal plantean una batería de medidas que garanticen la salud pero salven hostelería y turismo

No cuestionan las medidas sanitarias, pero piden apoyos como una mesa sectorial, ayudas al empleo y a empresas

Patronal y sindicados se unen para salvar al sector hostelero, turístico y del ocio con propuestas para la Junta. Foto archivo EP

Los sindicatos UGT y CCOO y la patronal del sector hostelero, turístico y del ocio han alcanzado por primera vez una postura común que han plasmado en un documento con una batería de medidas con las que pretenden garantizar la protección de la salud pero también "salvar" al sector y hacerle viable ante la actual crisis.

Así lo han señalado en rueda de prensa el secretario general de la Federación de Servicios de CCOO Castilla y León, Marcos Gutiérrez; la secretaria de Acción Sindical de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT en la Comunidad, Consuelo de León; y el vicepresidente de la Federación de Hostelería y Turismo, Fernando de la Varga.

Marcos Gutiérrez ha incidido en que tanto empresarios como representantes de los trabajadores por primera vez tienen una "postura común" sobre las necesidades para hacer frente a la crisis generada por la pandemia y hacer viables a estos sectores y ante la exigencia a la Junta de que "se debe y se puede" dotar al sector de un sostenimiento para evitar una depresión grave de la economía de la Comunidad.

En este marco, Fernando de la Varga ha incidido en que conocen el sector y piden que se les "escuche" para que las medidas se tomen en tiempo y forma y sean eficaces. Además, ha incidido en que en un año de carencia de facturación, sin embargo siguen pagando muchos tributos e impuestos que aumentan la "mochila de los gastos y pérdidas de las empresas".

El representante de CCOO ha recordado que estos sectores son los que más están sufriendo y son muy sensibles a las restricciones, por lo que consideran que requieren un acompañamiento con medidas de ayuda y apoyo para garantizar su viabilidad presente y futura, ya que ha recordado que suponen el 10 por ciento del PIB de Castilla y León y generan más del 12 por ciento del empleo.

Sin embargo, desde marzo ha perdido cerca del 21 por ciento del empleo al pasar de casi 78.000 personas dadas de alta en el tercer trimestre de 2020 a poco más de 61.000 en la actualidad (se han perdido 16.000 personas por cuenta ajena y unos 2.000 autónomos).

Así, el compromiso y postura común se ha plasmado en un documento que recoge, por un lado, las propuestas que las partes firmantes elevan a la Junta de Castilla y León en materia laboral, sanitaria, económica, fiscal y legislativa y, por otro, los compromisos adquiridos por sindicatos y patronal.

MESA SECTORIAL

Entre las medidas se plantea a la Administración autonómica la creación de una mesa sectorial institucional para estos sectores en los que estén os sindicatos y la Junta, además de la local, que consideran conveniente que esté, con la idea de debatir todas las medidas en diferentes niveles de actuación que se plantean.

A este respecto, Marcos Gutiérrez ha aclarado que no se oponen a las medidas sanitarias, que consideran que se adoptan con unos criterios y desean que sean eficaces, pero sí piden que se les tenga en cuenta.

En cuanto a las medidas en el ámbito laboral, solicitan a Junta medidas de fomento del empleo, ayudas de carácter extraordinario a empresas que incrementen sus plantillas a media que se recupere actividad y ayudas a empresas de otros sectores que contraten a trabajadores despedidos de estos sectores.

Asimismo, plantean líneas de ayuda para empresas que adquieran compromisos reforzados de mantenimiento del empleo, ayudas también para los trabajadores afectados por ERTE, a fijos discontinuos que no tienen prestaciones contributivas y la subvención de planes de relevo generacional para casos de jubilación parcial y el compromiso de refuerzo de la negociación colectiva.

En el ámbito sanitario, ha apuntado que se propone que las medidas que se acuerden puedan contar con la participación de los sindicatos, pero además se haga un seguimiento y control de las mismas, se tengan en cuenta guías de buenas prácticas ante la COVID o pautas para el funcionamiento del sector y la reapertura para garantizar la seguridad de los trabajadores y los clientes y además generar confianza.


Por lo que se refiere al apartado económico, se plantea que la Junta ponga encima de la mesa programas de formación y transformación digital, así como la ampliación y difusión del 'bono vacacional' que estimule el gasto turístico en la región.

En el ámbito fiscal se propone un importante número de medidas, fundamentalmente de tipo tributario, también junto a las entidades locales como minorar tasas y tributos o incluso su suspensión en algunos casos o el aplazamiento en otros. Algunas de ellas pasan por la agilización de la liquidación de ayudas que acumulen más de seis meses desde su concesión, el aplazamiento temporal de impuestos para autónomos y pymes o exenciones de IBI o IAE, además de las tasas de agua, basura o alcantarillado y, en definitiva, medidas para reforzar la liquidez y viabilidad sector.

Estas medidas, ha añadido Gutiérrez, irían vinculadas al compromiso de mantener el empleo y garantizar el cumplimiento de los convenios colectivos en el sector.

RECUPERAR EL OBSERVATORIO

En materia legislativo-institucional plantean que se trabaje una mayor rebaja del alquiler de locales, el desarrollo del sello 'Hoteles justos' y la recuperación y reactivación del Observatorio del Turismo, Patrimonio y Lengua con la participación de las entidades representativas del sector como elemento de análisis y conocimiento del mismo.

Otras medidas pasan por programas para capacitar al sector en medidas de seguridad sanitaria, otros de formación o el desarrollo de sistemas de acreditación de competencias y la implantación de una tarjeta en este sentido, además de promocionar marcos laborales de ámbito autonómico para hacer frente a los desequilibrios interprovinciales y a la falta de profesionales.

En cuanto a la protección de las personas trabajadoras y clientes del sector, Consuelo de León ha manifestado que, una vez alcanzada la esperada normalidad, se proveerá de equipos de protección individual homologados y se aplicarán las medidas de contención que establezcan las autoridades sanitarias.

Además, ha hecho especial hincapié en que "la adopción de estas medidas impide que, en caso de reapertura paulatina de los establecimientos turísticos durante la suspensión o reducción de la jornada por fuerza mayor, derivada de covid-19, la empresa pueda recurrir a empresas de trabajo temporal o formalizar contratos de duración determinada".

En este punto, ha indicado como salvedad los contratos de interinidad o de relevo, hasta el reingreso de la totalidad de la plantilla afectada por el ERTE de fuerza mayor.

También ha señalado algunas de las reivindicaciones que llevarán hasta la Administración municipal, medidas que pasan por las exenciones para el ejercicio 2021 del pago del Impuestode Bienes Inmuebles, de la cuota del IAE para inmuebles, de las tasas de agua, basura y alcantarillado o las de inicio de actividad o apertura de establecimiento, entre otras.

A continuación, la responsable de acción sindical de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGTCyL ha vinculado estas medidas al mantenimiento del empleo, con la prohibición de despedir por causas que no sean disciplinarias en el plazo de 12 meses; el cumplimiento efectivo de los convenios colectivos y el compromiso de dejar sin efecto las posibles inaplicaciones salariales; la homologación de las tablas salariales, desterrando el fijar los salarios en función de la categoría del establecimiento y, por último, la renovación y plena eficacia y vigencia de los convenios colectivos aplicables al sector.