Advertisement Advertisement
Jueves, 25 de febrero de 2021

Mañueco asegura sentir “muchísimo dolor” por la situación de los hosteleros, pero también por los 7.000 fallecidos en la región

Apunta que el único culpable de la situación es “el virus, el maldito bicho” y pide “serenidad y sosiego” para ver la evolución

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha asegurado que siente "muchísimo dolor" por la situación en la que se encuentran los hosteleros y las medidas que se han tenido que tomar, pero también por las 7.000 personas que han fallecido en la Comunidad a causa de la COVID-19 y ha recordado que el único culpable de todo es "el virus, el maldito bicho".

Fernández Mañueco, en una rueda de prensa para presentar mejoras en la atención a la dependencia, se ha expresado así al definir lo que siente cuando hay hosteleros que se han apostado a las puertas de la Presidencia de la Junta ante las nuevas medidas restrictivas y la situación económica por la que pasan.

"Muchísimo dolor, algunos de ellos son personas cercanas a mí, y aunque no sean personas cercanas, yo siento dolor profundo", ha afirmado el jefe del Ejecutivo autonómico, quien ha recordado que hay otros sectores como el comercial que están sufriendo la pandemia. "Pero el culpable es el virus, el maldito bicho, ese es el culpable, y tenemos que tomar medidas para proteger la vida y la salud de las personas, pero también siento profundo dolor por la pérdida más de 7.000 personas en la Comunidad, algunos de ellos también conocidos y cercanos", ha aclarado.

Fernández Mañueco ha agregado que es un "dolor" que lleva en su "mochila", que a uno no le gusta llevar, pero que le corresponde y le ha "tocado" como presidente de Castilla y León en este momento y a los miembros de la Junta.

En esta línea, ha incidido en que se afronta este proceso "con seriedad, rigor, entereza", pero también con "esperanza" y se ha mostrado convencido de que con la Junta, con la sociedad, todos los gobiernos autonómicos y el de España gobierno de España se logrará superar en 2021 "al virus, coronavirus, al maldito bicho".

El presidente de la Junta ha recordado que ya el año pasado se tuvieron que tomar medidas para proteger la vida y la salud de las personas o proteger el sistema hospitalario haciendo "el menor daño posible a la economía" y ha asegurado ser consciente de la "dureza" de las medidas, pero las ve "inevitables" y cree que además se han demostrado "claramente eficaces" en la protección de la vida y la salud de las personas, tras lo que ha incidido en que los datos económicos muestran que la situación en Castilla y León es "menos mala" que en el conjunto del país.

Fernández Mañueco ha recoraddo que se pusieron en marcha dos planes de choque y dos líneas de crédito y liquidez para empresas el año pasado y ya en este ejercicio se va a poner en marcha plan de choque de 20 millones de ayudas directas, fundamentalmente para la hostelería, y a partir de ahí siguen trabajando con todos sectores para ver de qué manera pueden seguir ayudando y colaborando.


Implicación del Gobierno 

A este respecto, tras poner como ejemplo lo que ha ocurrido en otros países de Europa, ha apuntado la necesidad de que el Gobierno central ejerza su labora de liderazgo y apueste con claridad por la puesta en marcha un plan de choque que ayude a la reestructuración y reformulación del sector hostelero y ha vuelto a ofrecer la colaboración de la Junta.

Alfonso Fernández Mañueco ha recordado que ya se pusieron en noviembre medidas "difíciles" pero que fueron necesarias y ha incidido en que en esta ocasión, a petición expertos que piden prevención y anticipación, se han puesto en marcha las nuevas medidas lo antes posible y esperan que sean eficaces y se vea "la luz del túnel" antes que hace dos meses.

Mientras tanto, ha pedido "serenidad" y afrontar "con sosiego" la situación mientras se analiza la evolución y, a partir de ahí, ver si se tienen que incrementar de manera puntual en algunos lugares o se pueden ir levantando poco a poco.

El presidente de la Junta ha recordado que los cambios de criterio para ver la evolución de la pandemia se basan en la petición de los expertos, que pidieron una apuesta por la prevención y la anticipación, todo ello ante la sorpresa del "ascenso vertiginoso" que ha tenido la incidencia de la COVID, que tiene múltiples causas.

Por ello, ha explicado que además de las medidas restrictivas, se apuesta por incrementar lo máximo posible la vacunación al mismo tiempo que se desarrolla una estrategia de test de antígenos que permite detectar casos con mayor rapidez y aislar a personas contagiadas, en cuyo marco además se firmará pronto un acuerdo con la patronal CEOE de Castilla y León para hacer pruebas con regularidad en las empresas a los trabajadores.

En cuanto a las críticas por las medidas que se han tomado en Navidad y si fueron suficientes o no, considera que hay que verlas en su conjunto, dado que hay diferencias entre las establecidas por unas comunidades y otras (cierres perimetrales y horarios de los toques de queda) y es necesario buscar "el equilibrio" a la hora de tomar las mismas, aunque se ha mostrado convencido de que si ahora dicen que fueron irresponsables por establecer el número de personas en seis lo hubieran hecho igual si fueran diez.

Además, ha apuntado que si se tienen en cuenta las medidas globales adoptadas y si se comparan con otras comunidades autónomas, Castilla y León ofreció "un paquete de medidas entre los más rigurosos de las comunidades autónomas".