Advertisement Advertisement
Lunes, 1 de marzo de 2021

La Diputación habilitará dos cajeros automáticos en dos bibliobuses para dar servicio a 129 municipios

El servicio se realizará una vez al mes y su inicio tendrá lugar en el segundo trimestre del año tras la instalación de cajeros

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, presenta una iniciativa pionera para combatir la exclusión financiera que afecta a numerosos municipios de la provincia. Foto de Lydia González

La Diputación de Salamanca habilitará dos cajeros automáticos en dos de los bibliobuses que recorren la provincia para dar servicio a 129 municipios que carecen de oficinas bancarias, según anunciaba el presidente de la institución provincial Javier Iglesias, que comparecía con los diputados provinciales de Cultura, David Mingo, y de Desarrollo Rural, Antonio Labrador, impulsores de esta “solución sencilla, factible, fácil y brillante por su sencillez”, calificaba Iglesias.

El objetivo de la idea es “dar solución a la falta de sucursales bancarias y poner fin a la exclusión financiera que sufre la España rural”, señalaba el presidente de la Diputación. En el caso de la provincia de Salamanca, de los 362 municipios que la conforman 296 no dispone de oficinas bancarias, lo que supone un 82% de los municipios, aunque Iglesias reconoció el esfuerzo de las entidades bancarias por ofrecer el mejor servicio.

La puesta en marcha de estos cajeros automáticos tendrá lugar en el segundo trimestre de este año, después de que se proceda a la instalación de los cajeros en los dos autobuses que inicialmente realizarán el servicio una vez al mes, si bien el objetivo es su ampliación posterior a un tercer autobús para llegar a 200 municipios de la provincia.

Para la puesta en práctica de esta iniciativa, la Diputación ha contratado una empresa que a su vez mantiene un convenio con distintas entidades bancarias, por lo que el servicio no quedará restringido a clientes de una determinada entidad. El coste del servicio para los usuarios será de 1,30 euros por retirada de efectivo, y el coste para la Diputación, por el mantenimiento de los cajeros, será de 18.000 euros al año.

Por último, Javier Iglesias recordaba que “frente a otras soluciones, desde la Diputación ofrecemos esta imaginativa y brillante idea, que nace del talento de las personas que están al frente de la Diputación”, una idea “pionera en España” y que para Iglesias seguro que se trasladará a otros lugares.