El IRNASA se convierte en nueva unidad de excelencia de la Junta de Castilla y León

Centro dedicado a la investigación agrícola, ganadera y medioambiental dependiente del CSIC
A la izquierda, Mar Siles, directora del IRNASA, junto a la presidenta del CSIC, Rosa María Menéndez, a la entrada del centro.

La Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León ha concedido ayudas al Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro propio del CSIC) y al Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM, centro mixto del CSIC y la Universidad de Valladolid) como nuevas unidades de excelencia en el marco de la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3) de Castilla y León 2014-2020, cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Cada uno de los centros recibirá 850.000 euros para desarrollar su plan estratégico de investigación en los próximos cuatro años, según informa DICYT.

En el caso del IRNASA, centro dedicado a la investigación agrícola, ganadera y medioambiental, su futuro inmediato está en el nuevo Campus Agroambiental de Salamanca, donde se trasladará en los próximos años. Con esta financiación, este instituto del CSIC espera reforzar su personal investigador, técnico y administrativo para iniciar esa nueva etapa en las mejores condiciones.

“Pretendemos atraer talento español y extranjero”, destaca su directora, Mar Siles. Después de más de una década lastrado por la crisis económica, el IRNASA ha comenzado a recuperar investigadores y en los últimos dos años ya se han incorporado dos científicos titulares, así que ahora, como unidad de excelencia, la intención es seguir en esta línea.


Además, otro gran objetivo es la internacionalización a través de una mayor presencia en proyectos europeos. Aunque diferentes grupos de investigación del centro ya participan en varios, la meta es conseguir más fondos a través de las convocatorias competitivas más exigentes. “Tenemos que ser más fuertes y reforzar todo el instituto. En los últimos años, hemos mejorado todos nuestros indicadores y por eso hemos logrado ser unidad de excelencia, pero hay que seguir creciendo”, destaca la directora.

Solicitar esta unidad de excelencia ha implicado redefinir la misión y los objetivos del centro, así que esta nueva financiación servirá para reforzar los grupos de investigación ya consolidados, pero también para abrir la puerta a nuevos equipos. “El IRNASA es multidisciplinar, se dedica a estudiar todos los aspectos de los ecosistemas de nuestro entorno, como la dehesa: suelos, aguas, animales, plantas o plagas. No obstante, queremos seguir incidiendo en esa característica y es posible que introduzcamos nuevas líneas de investigación”, apunta Siles. Del mismo modo, el centro aspira a seguir ampliando los servicios científico-técnicos, que están orientados a dar servicio al sector primario.