La banca recorta plantilla: las condiciones del ERE para la salida de 3.500 empleados   

Tercer expediente de regulación de empleo que aplica la entidad, después de los ERE de 2016 y 2019 

Banco Santander y la representación sindical alcanzaron el pasado mes de diciembre un principio de acuerdo en la mesa de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que contempla el cierre de 1.033 oficinas, la extinción de 3.572 puestos de trabajo y prejubilaciones desde los 50 años con entre el 65% y el 76% del sueldo, en función de la edad, así como la recolocación de 400 empleados en Santander Personal y 1.100 en empresas del grupo que abrirá hasta 18 centros en distintas localidades para facilitar la movilidad. 

Asimismo, tal y como informa CCOO, uno de los cinco sindicatos que ha estado presente en la mesa del ERE, la movilidad geográfica queda limitada a un máximo de 100 kilómetros. El colectivo procedente de la excedencia especial del ERE del Popular de 2016 accede a estas indemnizaciones sin ningún tipo de descuento de las prestaciones recibidas durante estos años y se tomará para el cálculo su salario reflejado en tablas salariales del XXIII convenio, pero sin acceso a las primas de voluntariedad. Además se mejoran los paquetes indemnizatorios en todos los tramos y se garantiza la voluntariedad absoluta en el tramo de más de 58 años.


Por último y como novedad, aquellas parejas en las que uno de sus integrantes haya salido en los EREs de 2017 o 2019, la otra persona estará exenta de salir en esta ocasión.

Desde CCOO se señala que el objetivo era que el número "de puestos de trabajo destruidos fuera el menor posible, y que quienes opten finalmente por acogerse a esta opción lo pudiesen hacer desde la voluntariedad que se garantiza a través de una dotación de recursos suficientes para ofrecer una renta sustitutiva digna".