Ciudad Rodrigo al día

El PSOE presentará en el próximo Pleno una moción en defensa de la continuidad de la Diócesis

Recuerdan que en el año 2003 el Consistorio mirobrigense ya aprobó por unanimidad una moción en el mismo sentido

El Partido Socialista ha anunciado que en el próximo Pleno Ordinario que celebre el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo presentará una moción en defensa y continuidad de la Diócesis Civitatense, ya que “parece que la continuidad está en peligro” según “los rumores existentes y los hechos que se van conociendo”, al cumplirse próximamente dos años sin Obispo titular tras presentar Raúl Berzosa su renuncia voluntaria al Gobierno de la Diócesis en enero de 2019.

Según apunta el PSOE en una nota de prensa donde informa de la presentación de la moción (que esperan que cuente con el consenso de todos los grupos, abriéndose incluso a que sea conjunta, gestada con aportaciones de todos), puede que desde distintos ámbitos “se estén haciendo gestiones sottovoce”, pero tienen la sensación de que la sociedad mirobrigense “raya en el conformismo, en la resignación ante lo que parece que puede ocurrir en poco tiempo”.

En su nota, el PSOE lamenta que no se viva el mismo espíritu reivindicativo que hubo entre 2002 y 2003, entre la marcha de Julián López y el nombramiento de Atilano Rodríguez, cuando también se aprobó a iniciativa suya una moción conjunta en el Ayuntamiento en defensa de la Diócesis, ante los intensos rumores sobre su desaparición. En este sentido, los socialistas señalan que “no parece que aquella experiencia, que aquellas movilizaciones hayan sido aprovechadas en estos momentos en una situación similar”.

De aquella situación a principios de siglo, el PSOE evoca que hubo un movimiento reivindicativo formado por diversas instituciones, colectivos y asociaciones para la defensa y conservación, que partió de los propios responsables en aquel momento de la Diócesis, que elaboraron un “denso informe” en el que resaltaban la relevancia histórica de la mitra civitatense (en aquella época, casi 850 años de historia), o su vínculo con la ciudad (ya que ambas surgieron prácticamente a la par).


El PSOE explica que fue la propia Diócesis la que “propaló la convicción” de que, si no se actuaba en distintos frentes y con fortaleza de argumentos, se corría un serio peligro de desaparición. Esta situación “caló en la sociedad mirobrigense”, y se fueron “sumando y aunando esfuerzos”, con una movilización que tenía como objetivo “preservar algo que consideramos base de la idiosincrasia de nuestro pueblo, de nuestra historia y de nuestra sociedad”.

Entre esos esfuerzos estuvo la moción conjunta en el Ayuntamiento, aprobada en un pleno “extraordinario y urgente” en el que se expusieron todos los argumentos para reclamar la continuidad de la Diócesis. Aquella moción fue trasladada a las instancias competentes “al tiempo que se iniciaban otro tipo de gestiones” para preservar la Diócesis, lográndose que “apenas dos meses después, sin duda fruto de ese compromiso institucional y social con nuestro territorio eclesiástico”, la Nunciatura de la Santa Sede en España nombrase un nuevo prelado.