Ciudad Rodrigo al día

Marcos Iglesias reivindica que siga habiendo un Obispo “residencial y exclusivo” en Miróbriga

Anima a instituciones y asociaciones de la ciudad a que reivindiquen a la Nunciatura Apostólica que designe un Obispo

La carta pública del sacerdote Tomás Muñoz Porras en la que expresa su dolor por la situación de la Diócesis Civitatense, ya que va a cumplir dos años sin Obispo sin titular, temiendo por su futuro, parece que ha agitado el árbol de distintas entidades de la ciudad. En la mañana del viernes, el alcalde de Miróbriga, Marcos Iglesias, expresó su “inquietud” por la “situación de tránsito” actual, reivindicando que “en Ciudad Rodrigo debe seguir habiendo un Obispo residencial y exclusivo”, es decir, sin compartirlo con la Diócesis de Salamanca.

Tras ser preguntado por el asunto, el alcalde manifestó que desde mediados del siglo XIX la Diócesis de Ciudad Rodrigo siempre ha estado en una “situación complicada”, y cuando hay momentos de transición como el que se vive ahora, “vuelven los vientos de que la Diócesis puede desaparecer, o de que el Obispo de Salamanca puede ser también el de Ciudad Rodrigo”, pero quiso subrayar que “ciudad y Diócesis nacieron juntas en el siglo XII y tienen que seguir juntas”.

Sin olvidar “la separación entre Iglesia y Estado” en nuestro país, y con “lealtad” y el “consentimiento” del Administrador Apostólico de la Diócesis, Jesús García Burillo (destacando que pese a estar jubilado está haciendo un “gran papel, con el mejor de los ánimos y entregado”), Marcos Iglesias explica que ha mantenido contactos a nivel eclesiástico y civil “para trasladar el sentir de los ciudadanos de Ciudad Rodrigo de que la Diócesis hace bien” para la ciudad, siendo un “signo de identidad” de la misma.


Desde su punto de vista, “el momento actual no es diferente a otro” (reconoce que ahora mismo no hay tanto clamor social reivindicando un Obispo, pero lo achaca a la pandemia del coronavirus), resaltando que “no hay razón” para la supresión de la Diócesis o para que sea fusionada con la de Salamanca: “la única razón sería que somos pocos, pero esa no es razón, porque siempre hemos sido pocos”.

En este sentido, el alcalde dejó como petición expresa “a la Iglesia de Roma que la resolución de la situación de tránsito sea con un Obispo exclusivo, diferente al de Salamanca, que viva en Ciudad Rodrigo”, animando a asociaciones e instituciones mirobrigenses, “sean católicas o no”, a que reivindiquen a la Nunciatura Apostólica (por ejemplo, enviando cartas), que sea designado un Obispo para la Diócesis.