Advertisement
Miércoles, 27 de enero de 2021

La fiesta ‘rave’ en Cataluña se salda con 215 sanciones y 2 detenidos

Una holandesa de 29 años y un tarraconense de 22, detenidos como presuntos organizadores
Mossos d'Esquadra, frente a varios de los participantes de la ‘rave’ que se celebraba desde la noche de fin de año - Martí Segura Ramoneda

Los Mossos d'Esquadra han denunciado a 215 de los asistentes a la 'rave' en una nave abandonada en Llinars del Vallès (Barcelona), que empezó en Nochevieja y que ha sido desalojada este sábado, por incumplir las medidas sanitarias frente a la Covid-19.

Los asistentes son de nacionalidad española (100), francesa (35), italiana (10), andorrana (3), austriaca, holandesa y luxemburguesa, ha informado el conseller de Interior, Miquel Sàmper, en una rueda de prensa este sábado junto al mayor de los Mosos, Josep Lluís Trapero.

Además, los Mossos han detenido a una chica holandesa de 29 años y a un joven de Tarragona de 22 años --los supuestos organizadores-- por presunta desobediencia grave, e investigan a cinco personas más por ese mismo delito.

En el marco del operativo de tráfico desplegado en la zona, se han practicado 61 tests de alcoholemia que han dado negativo, mientras que una prueba de drogas ha dado positivo. El Servei Català de Trànsit (SCT) ha levantado 30 actas por documentación caducada e inspección técnica del vehículo caducada.

MÁS DE 24 HORAS
Trapero ha informado de que en el operativo arrancó la noche del 31 de diciembre, cuando había unas 300 personas en la nave, y que en él participaron unos 200 agentes de los Mossos d'Esquadra junto a la policía local de Llinars.

También han estado presentes efectivos del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM), a los que ha agradecido haber velado por la seguridad de los agentes, al no llevar los asistentes a la fiesta mascarilla.

Preguntado por si Mossos hace autocrítica sobre la actuación, Trapero ha dicho que se podría haber mejorado en la "detección" de la fiesta, y ha añadido que la policía continúa trabajando para identificar al propietario de la nave abandonada.


También ha explicado que la policía local trató de mediar la noche del 31, y que los Mossos lo intentaron en dos ocasiones más antes de proceder al desalojo --una el viernes por la tarde, y otra la mañana de este sábado--.

"Nadie ha tenido una actitud de facilitar el final de este ejercicio de irresponsabilidad", ha lamentado, por lo que este sábado los efectivos de orden público han entrado y han sacado a los asistentes, en el marco de un operativo que se ha saldado sin más incidentes, ha destacado Trapero.

DILIGENCIAS PREVIAS
La fiesta se ha dado por completamente desalojada sobre las 17.00 horas de este sábado y los Mossos han abierto diligencias previas sobre el suceso, que han trasladado al juzgado de Granollers (Barcelona).

Por otro lado, la Conselleria de Interior ha elevado una consulta a la Fiscalía por si los hechos pueden considerarse constitutivos de un delito contra la salud pública, además de infringir la normativa administrativa antiCovid.

Los asistentes se enfrentan a sanciones de hasta 3.000 euros, mientras que para los organizadores la multa puede alcanzar los 600.000 euros; sobre si el hecho de que los multados sean extranjeros dificultará el cobro, Sàmper ha afirmado: "Será más difícil, pero la capacidad sancionadora la tiene cualquier país".