Las tradiciones funerarias más curiosas del mundo: 4 costumbres que seguro no conocías

Dependiendo de la zona del mundo donde hayamos crecido  y nos hayamos criado, nuestras tradiciones y costumbres alrededor de la muerte pueden ser realmente diferentes

Las tradiciones funerarias son un tema en constante cambio que, además, se llevan a cabo de formas totalmente diferentes según en la parte del mundo en la que nos encontremos. La forma de gestionar el duelo y la muerte cambia, no solo dependiendo del país, la cultura o la religión, si no dependiendo también de las herencias familiares y de la persona que haya fallecido. 

Existen funerales de estado, entierros televisados, todo tipo de rituales religiosos y un sinfín de maneras de celebrar o llorar a los difuntos, y todas son igualmente válidas. Dependiendo de la zona del mundo donde hayamos crecido  y nos hayamos criado, nuestras tradiciones y costumbres alrededor de la muerte pueden ser realmente diferentes, llegando a puntos diametralmente opuestos en muchos casos. 

Un buen ejemplo de esto puede ser comparar los funerales más arraigados en España, con todas las personas de luto y llorando frente a un féretro y las que pueden tener, por ejemplo, en Ghana, donde cada persona escoge su propio ataúd, conocidos como “ataúdes de fantasía” y que incluyen todo tipo de formas (desde un tiburón a un coche) y colores llamativos. 

Por todo esto, en el día de hoy queremos dedicar este artículo a hablar acerca de 4 costumbres funerarias de todo el mundo que seguro llamarán tu atención y que probablemente no conocías. 

Joyería funeraria para llevar a tus seres queridos siempre contigo

Una de las formas más originales, creativas y sentimentales de aportar un poco de alegría cuando una persona cercana fallece es, sin duda, la de crear un bonito recuerdo a partir de sus cenizas. Un buen ejemplo de esto, como bien señalan desde Siemprepresente, es crear una línea de joyas que toda la familia pueda utilizar y que se convierta en algo único que nos acompañe para siempre

En los últimos años, hemos podido ver cómo esta costumbre funeraria se traslada a anillos, pulseras, collares, broches, pendientes y un sinfín más de opciones que pueden aportar una solución positiva y bella con la que recordar a cualquiera de nuestros seres queridos. Sin duda, es una de las formas más sencillas y prácticas para honrar la memoria de los que, por desgracia, ya no nos acompañan en la vida. 

Rituales aborígenes en el Norte de Australia: comida y danza

Cuando una persona fallece en alguna de las tribus indígenas que todavía sobreviven en la zona Norte de Australia, dan comienzo toda una serie de rituales funerarios de lo más elaborados. Para comenzar, se realiza lo que aquí conocemos como una especie de “velatorio” en la propia casa del difunto; aquí se reúnen sus familiares y amigos más cercanos para llevar a cabo el primer ritual, que consiste en fumar dentro de la estancia para alejar el espíritu del difunto. 


La siguiente costumbre consiste en pintar y vestir en tonos ocre a los más allegados al difunto, celebrando una fiesta de la que son protagonistas y en donde todo gira alrededor de la comida y la danza. Finalmente, el cuerpo del difunto se coloca sobre una plataforma cubierto por hojas, donde puede pasar varios días hasta que se descompone. 

Bali: el lugar donde la cremación lleva siendo historia por siglos

Desde hace muchos siglos, en Bali se sigue la tradición de cremar a los muertos en un espectacular evento funerario que puede llegar a durar días y en el que los vivos honran a sus fallecidos y se divierten en toda una amalgama de costumbres. Normalmente, estas cremaciones se realizan de manera pública sobre altas plataformas de bambú, donde colocan a los fallecidos para cremarlos. 

La tradición de esta zona implica que el cuerpo, antes de ser quemado, debe pasar por los lugares más emblemáticos de la localidad en una larga procesión, acompañado de imágenes divinas asociadas a ciertos animales como el toro o el dragón. Después de esto, se coloca el cuerpo del fallecido dentro del ataúd de madera y se crema para continuar con la creencia balinesa de que así el alma pueda habitar un nuevo cuerpo. 

Una opción ecológica: funerales verdes en consonancia con la naturaleza

Esta última tradición funeraria de la que queremos hablar en el día de hoy quizás no sea de las más antiguas de la lista. Aunque esta costumbre está claramente heredada de todos aquellos pueblos y culturas que ven los entierros y las tradiciones funerarias como una forma de devolver a la naturaleza todo lo que nos da cada día, es cierto que, por lo menos en occidente, es de lo más desconocida aún a día de hoy. 

Los funerales verdes consisten en una opción ecológica para todas aquellas personas que rechazan los nichos de hormigón y todas aquellas opciones que suponen un agravio para el medio ambiente. De esta forma, se utilizan ataúdes de madera natural sin tratar y se viste a los fallecidos con tejidos biodegradables, de manera que, con el paso del tiempo, se puedan descomponer de manera natural y servir de abono para la tierra. Así, se devuelve a la tierra lo que es de ella, ofreciendo una alternativa ecológica y totalmente respetuosa con nuestro planeta.