Advertisement
Martes, 19 de enero de 2021
Béjar al día

El desafío del año que ha cambiado la percepción del mundo

Con esperanza en que 2021 sea el año de la recuperación, dejando atrás la pandemia y conservando los valores humanos que ha despertado

Jóvenes y mascarillas. Una generación de jóvenes ha tenido que adaptarse para continuar su formación online, sufre la mayor tasa de desempleo de la historia y ha tenido que aprender a socializar sin abrazos y a sonreír con la mirada

Este año la obligación se vuelve devoción al escribir las líneas del resumen del año que se nos va, y jamás ha tenido tanto sentido poner la esperanza en el año que vendrá.

Nunca un solo tema ha ocupado tantas páginas, artículos, imágenes, comentarios y portadas, nunca la sociedad mundial en general, y  la española y bejarana en particular, se había tenido que enfrentar al desafío que supone la superación de una pandemia. Desde las grandes ciudades hasta los pequeños rincones del mapa, la ciudadanía ha sufrido el reto de un duro confinamiento, algo impensable que ha arruinado negocios, ha supuesto pérdidas de puestos de trabajo, ha traído enfermedad, empobrecimiento, ruina y colas del hambre, y lo peor, muchas muertes.

Nuestro recuerdo para esa generación de españoles y bejaranos que ha fallecido y está falleciendo sola, unos por COVID, otros por haber estado confinados en la soledad de sus habitaciones de residencias, sin estímulos, sin nadie con quien hablar más allá de la mascarilla amiga de sus cuidadoras. No se puede olvidar que los que se han ido son aquellos que vivieron lo peor de la posguerra en su infancia y lucharon por levantar un país hundido en la miseria, aquellos que pelearon toda su vida por dar a sus hijos una vida mejor. Béjar al Día los recordará siempre y acompañará a sus familias en un nuevo año que se va a iniciar marcado por la palabra ESPERANZA.


Vamos a despedir el peor año de nuestra vida, en el que los bejaranos y comarcanos se han unido para pelear juntos por su hospital, en el que los pequeños empresarios de la ciudad han luchado por mantener sus negocios pese a las restricciones y en el que los niños y jóvenes han visto interrumpida su educación y han tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías que han venido para quedarse; un año en el que el Turismo no ha tenido Covatilla, un año sin proyectos ni inversiones, pero en el que todos hemos aprendido a colocar nuestras prioridades, descubriendo qué y quiénes son los verdaderamente importantes.

Este tiempo de pandemia ha despertado lo mejor de mucha gente: voluntarios volcados en hacer equipos de protección y mascarillas cuando no las había, empleados de supermercados, camioneros, fuerzas de seguridad del estado y todos aquellos que se han expuesto y sobrepuesto a la incertidumbre y al miedo. Y en primera línea los sanitarios, soldados enviados a la guerra con una flor en el cañón de su fusil.

  • Colegio La Antigua celebra el Día de la paz. Una de las últimas celebraciones de nuestros niños antes de ver interrumpida su educación por el confinamiento
  • Carnaval. Un homenaje premonitorio a nuestros mayores, la última fiesta multitudinaria que ha podido celebrarse en Béjar en 2020 antes de que el coronavirus se instalara en nuestras vidas
  • Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Nuestro homenaje a quienes han cuidado de todos durante la pandemia, a quienes se han expuesto cuando todos teníamos miedo
  • Rotary Club entrega mamparas en Las Hermanitas. Colectivos, clubes y asociaciones de Béjar no han parado en sus actividades solidarias, conscientes de que eran más necesarias que nunca
  • En lucha por el Hospital de Béjar. Más de 10.500 firmas de bejaranos y comarcanos se han presentado ante la Consejería de Sanidad de la Junta para que se devuelvan los servicios al hospital desplazados a Salamanca por la crisis sanitaria.
  • Inauguración de la Estación de autobuses. Un proyecto iniciado en la anterior legislatura que ha concluido este año 2020 con fondos de la Junta de Castilla y León
  • Clubes deportivos. Sin que se haya abierto la estación de esquí en las dos últimas temporadas, el deporte ha estado presente para recordarnos que protegidos con distancia, mascarillas e higiene, ¡VENCEREMOS!