Advertisement
Miércoles, 27 de enero de 2021

Las ayudas por la pandemia equiparan por primera vez a la tauromaquia con otras industrias culturales

La Junta multiplica por ocho en 2020 el importe de las ayudas destinadas al sector

Imagen de archivo de un festejo taurino en Valladolid. Foto EP

La situación de excepcionalidad provocada por la pandemia de coronavirus y la crisis económica que ha conllevado han supuesto que por primera vez en Castilla y León la tauromaquia haya recibido por parte de la Administración autonómica el mismo tratamiento que el resto de industrias culturales y creativas a la hora de acceder a ayudas públicas, según destaca la Consejería de Cultura y Turismo en su balance del 2020 que termina, un año marcado por la COVID-19.

Como ha recordado la Consejería, esta equiparación de la tauromaquia al resto de creadores culturales era "la principal demanda" del sector, tanto en el instrumento --es decir, en la colaboración directa a la hora de programar y organizar actividades--, como en el importe dedicado al sector, que este año se ha visto multiplicado por ocho respecto a otros ejercicios.

La emergencia sanitaria ha impactado con "graves consecuencias económicas" en todos los sectores culturales, dentro de los cuales el taurino se ha visto afectado tanto en la formación y carrera de los aspirantes a profesionales, cuya formación requiere la participación en un mínimo de novilladas que este año se han celebrado en menor número, entre otras debido a las restricciones de aforo al 20 por ciento en las plazas, con una distancia mínima de 1,5 metros entre espectadores.


Ante esta situación, la Consejería de Cultura y Turismo reunió el pasado 18 de mayo de forma extraordinaria la Mesa de la Tauromaquia en la cual se propuso la celebración de un certamen de novilladas dirigidas a novilleros de Castilla y León para que logren completar esa formación exigida por la legislación taurina, además de apoyar a ganaderos, empresarios de plazas o cuadrillas.