Advertisement
Sábado, 23 de enero de 2021

Vacunas de esperanza

Pedir que el 2021 sea un año feliz puede parecer una utopía, dado el alto grado de desarrollo en el que se encuentra la pandemia en estos momentos, la incertidumbre de su evolución y las crisis: sanitaria, económica y social que está generando. Todas las utopías, como los grandes proyectos, aparecen ante nuestros ojos como de muy difícil realización. Pero no tienen por qué ser inalcanzables, si se cuenta con la fuerza que da el convencimiento de que hacerlas realidad significa aportaciones para el bien humano, para la humanidad. 

Ahí está la lucha contra la pandemia desde el campo científico, que en tiempo récord ha proporcionado el antídoto, la vacuna contra el coronavirus. Fruto de ese convencimiento y esfuerzo colectivo de salvar a la especie humana de tan grave agresión. El mundo ha recuperado en los últimas días cierta felicidad, ante el hecho real de que ya se estén administrando las vacunas, toda una esperanza.   

La ciencia está en alza. Gracias al esfuerzo colectivo de gobiernos, recursos económicos, científicos y de la sociedad. A finales de agosto de 2020, un total de 172 países se encontraban en conversaciones para su participación en el programa COVAX, una iniciativa con ámbito mundial, de colaboración con los fabricantes de vacunas a cambio de que todos los países tengan un acceso equitativo, proporcional a su población, a vacunas seguras y eficaces. El COVAX está codirigido por la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI), la Alianza para las Vacunas (Gavi) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), en colaboración con fabricantes de vacunas de países desarrollados y en desarrollo.

El Mecanismo COVAX trabaja con los gobiernos y los laboratorios fabricantes del antídoto. Para fines de 2021, estima haber distribuido 2.000 millones de dosis de vacunas seguras y eficaces, tras haber pasado la correspondiente autorización reglamentaria o la precalificación de la OMS. Dará prioridad de aplicación a los trabajadores sanitarios, los mayores y personas con afecciones de riesgo y mantendrá una reserva para emergencias y con fines humanitarios.

El 2021 se inicia con dos vacunas, las de Pfizer y Moderna, aplicándose a la población con toda normalidad y 13 proyectos en situación de ensayos clínicos en humanos, Fase III y última, previa a la autorización, si procede, para su comercialización, distribución y aplicación.

Algunos nombres ya se nos pueden ir quedando en la retina, como los del matrimonio Ugur Sabin y Özlen Türeci, fundadores del laboratorio BioNTech, inmigrantes en Alemania, de origen turco, pero ello no le ha impedido trabajar con el laboratorio estadounidense Pfizer, para lograr la primera vacuna contra la Covid-19 que ha llegado al mercado occidental y a ser aplicada de forma generalizada en humanos. Nombres como el de la bioquímica Katalin Karibó, también inmigrante, de origen húngaro, cuya contribución ha sido decisiva en el desarrollado la vacuna en tiempo récord. Toda una evidencia del bien hacer y de los aportes que puede realizar la buena convivencia multicultural.

Evidentemente, a la esperanza que nos trae la vacuna hay que acompañarla con nuestra responsabilidad de no bajar la guardia ante las medidas individuales y colectivas contra el coronavirus. Primero, porque el proceso de vacunación hasta alcanzar la llamada “inmunidad de rebaño” que yo prefiero llamar “inmunidad colectiva” o “inmunidad de la población”, será largo y cada país tendrá su propio ritmo. Segundo, porque los ensayos clínicos demuestran que la inmunización de hasta un 95% en los vacunados no se consigue hasta días después de haber recibido la segunda dosis, en el caso de Pfizer.

El gran trabajo llevado a cabo por la comunidad científica, con la colaboración e implicación de países, economías y sociedad, para encontrar y aplicar la vacuna contra el coronavirus ha puesto de manifiesto aquello que conviene que recordemos de que solo unidos podremos vencer.

Escuchemos la canción “Quiero abrazarte, cuando todo acabe” que la campaña #YoMeCorono, puso en marcha durante la cuarentena en la búsqueda de fondos para la vacuna contra la Covid-19. Iniciativa en la que han participado 35 artistas, entre músicos y actores y muchos ciudadanos con sus aportaciones : https://youtu.be/p9tqRFe7vis

                                                                                                    Aguadero@acta.es

© Francisco Aguadero Fernández