Advertisement
Martes, 19 de enero de 2021

El Ayuntamiento tramita la licencia ambiental para el futuro Centro de Bienestar Animal de Salamanca  

El nuevo centro de protección animal supone el primer paso hacia un nuevo modelo de recogida de animales abandonados en Salamanca
Varios jóvenes pasean con un perro por la Plaza Mayor en una imagen de archivo

El Ayuntamiento de Salamanca da un paso más en la ejecución del proyecto del futuro Centro de Bienestar Animal con la tramitación de la licencia ambiental. Así, desde el pasado día 28 de diciembre se encuentra en periodo de exposición pública para consultas, alegaciones y/o reclamaciones, el expediente incoado a instancia del Ayuntamiento solicitando la licencia ambiental para este proyecto, con emplazamiento en la finca situada en la calle Puerto de Rotterdam

El nuevo centro de protección animal supone el primer paso hacia un nuevo modelo de recogida de animales abandonados en Salamanca, tal y como lo subrayaba la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Salamanca y responsable de la Oficina de Bienestar Animal, Ana Suárez, en la presentación del proyecto el pasado mes de junio. 

Este nuevo centro, que estará ubicado en una finca próxima a MercaSalamanca y ocupará una superficie de 2.664 metros cuadrados, permitirá dar respuesta a la necesidad de disponer de instalaciones adecuadas para cubrir el servicio de recogida de animales abandonados, tal y como marca la Ley 5/1997 de Protección de Animales de Compañía de Castilla y León, así como la Ordenanza Municipal de Animales de Compañía del Ayuntamiento de Salamanca. Cabe recordar que durante 2020 se han recogido un centenar de animales abandonados (perros y gatos) por el servicio municipal. 


El proyecto del futuro centro se desarrollará en varias fases, y en la primera se contempla la construcción de un módulo principal con capacidad para 30 cheniles para perros, con bebedero automático en cada uno de ellos, una tolva dispensadora de pienso y un patio individual; así como dos cheniles para gatos, con un enrejado en su zona superior. En esta fase también se construirá una zona de hospitalización, un lavadero canino, parques de esparcimiento y juego vallados en el perímetro de los cheniles, además de las zonas destinadas a gestión, almacenes, instalaciones sanitarias y eléctricas y un aparcamiento.

Tras la ejecución de la obra, estimada en un plazo de cuatro meses desde su adjudicación, está previsto que el nuevo servicio de recogida de animales abandonados de la ciudad pase a ser gestionado a través de un contrato reservado a las empresas de economía social, de manera que al beneficio de contar con un servicio en el que prime el bienestar animal y que cubra las necesidades de la ciudad en materia de animales abandonados, se sume el valor de la generación de empleo entre los colectivos con mayores dificultades de inserción laboral.