El reloj de la Puerta del Sol, preparado para la primera Nochevieja sin celebraciones en la calle

Por primera vez en la historia, este 31 de diciembre no habrá nadie en la Puerta del Sol para recibir al año nuevo 
Uno de los trabajadores del campanario de la Puerta del Sol, Jesús López Tarradas. Foto: EP

El reloj de la Puerta del Sol ya está preparado para la Nochevieja y aunque las campanadas sonarán cuando sean las doce de la noche, por primera vez en la historia, no habrá nadie en la Puerta del Sol, ya que la Comunidad de Madrid ha prohibido las celebraciones y festejos durante las campanadas en plazas o vías públicas de toda la ciudad.

En declaraciones a Europa Press Televisión, uno de los relojeros de la Puerta del Sol, Jesús López Terradas, ha señalado que "este año sólo queda aceptarlo", y que pese a que le gusta el "jaleo" y la "alegría" que se vive todos los años, "nadie tiene la culpa de lo que está pasando". Jesús, que lleva desde el año 1996 a cargo del mítico reloj, ha explicado que, en lo que se refiere a la preparación, la única diferencia, en relación con otros años, es el sonido. "Otros años hay que prepararlo todo para que se escuche bien en la plaza, pero este año no hay que hacer nada de eso", ha señalado.


Además, desde el punto de vista mecánico, el reloj "se prepara exactamente igual que cualquier otra fecha", ya que "tiene que andar bien todos los días del año" y aunque antes del 31 de diciembre la precaución es mayor, el mantenimiento es "continuo".

En este sentido y para garantizar que todo salga bien, tanto Jesús López, como los otros dos relojeros que se encargan del mantenimiento, vivirán, como cada año, la Nochevieja junto al reloj. "Tenemos que estar aquí porque si ocurre alguna cosa no prevista hay que corregirla, hay 47 millones de personas mirando la televisión y no podemos estar en casa comiendo las uvas", ha concluido López.