Las Arribes al día

El Ayuntamiento revoca el acuerdo plenario del convenio con la Duero-Douro para la gestión del alumbrado 

Otros acuerdos adoptados fueron no prorrogar los contratos con las actuales empresas que se encargan de la gestión del abastecimiento de agua y la recogida de basuras

Nueva sesión bronca del Ayuntamiento de Vitigudino, última sesión plenaria del año, extraordinaria y urgente, y que se celebró de manera telemática con un desenlace final que tuvo como protagonistas casi inesperados, aunque hasta entonces no faltaron críticas y reproches constantes en cada uno de los puntos tratados.

A la sesión asistieron los cuatro ediles del PP, los tres del PSOE, el concejal de Contigo Somos Democracia, un concejal de Ciudadanos y la concejala No Adscrita, por lo que una vez más faltó el portavoz de Ciudadanos, que alegó falta de medios.

La primera crítica fue la convocatoria extraordinaria y urgente de la sesión después de que en la mañana se celebrara la Comisión Especial de Cuentas y a cuyos miembros no se les informó de la convocatoria de la sesión plenaria. el motivo, según explicó la alcaldesa Luisa de Paz, ante el cabreo monumental del portavoz del PSOE, Germán Vicente, “por no haber tenido la deferencia de informarnos”, la consulta con el odontólogo concertada después de la Comisión tras sufrir un problema bucal que, incluso, le impedía un pronunciamiento correcto de las palabras, como se pudo observar en el transcurso de la sesión. Asimismo, De Paz argumentó que dos de los puntos del orden del día requerían estar aprobados el 30 de diciembre, lo que obligaba a la celebración de la sesión este martes sí o sí, aunque esto no convenció al edil socialista al sugerir que los asuntos podían haberse llevado con anterioridad al pleno.   

En el orden del día se reflejaban tres puntos importantes, el final de los contratos de abastecimiento de agua y de recogida de basuras, y la revocación del acuerdo plenario de 2016 por el que se establecía un convenio con la AECT Duero-Douro para la gestión del alumbrado público y su paso a luminarias led para abaratar el coste del recibo de la luz.

Tanto el contrato de abastecimiento de agua como el de recogida de basuras, ya fueron prorrogados con anterioridad, pero la modificación de la Ley de Contratos del Sector Público impide la prórroga de contratos sin informes de viabilidad del servicio, según explicó la secretaria, aunque no convenció a la oposición, que expuso sus dudas sobre cómo se llevará a cabo el proceso de transición entre las empresas actuales y las nuevas adjudicatarias, proceso que la alcaldesa aseguró estar garantizado el servicio.

El primero de los puntos se aprobó con el voto favorable del equipo de Gobierno del PP y de los conejales de Contigo Somos Democracia, Cs y No Adscrito, y el voto en contra de los tres ediles del PSOE, no así el segundo punto, en el que Germán Vicente se abstuvo por el escaso tiempo para abordar su aprobación, pues de lo contrario hubiera votado a favor ante el hecho constatado del incumplimiento de varios puntos del contrato por parte de la empresa concesionaria Cespa, para la recogida de residuos sólidos urbanos. Todos los grupos mostraron su desacuerdo con la gestión de este servicio en aspectos como el trato a los contendores, su limpieza, el manejo de los camiones o la no construcción de una cochera como establecía el contrato. Por el contrario, la satisfacción con la empresa encargada del abastecimiento de agua fue también compartida, aunque con algunos pequeños matices.       

El otro punto de debate trataba de la revocación del acuerdo plenario de agosto de 2016 por el que se estableció el convenio con la AECT Duero-Douro para la gestión del alumbrado público. Este acuerdo contemplaba el cambio a luminarias led del alumbrado público y cuyo gasto se amortizaba en 10 años con el ahorro de energía suministrada por Duero-Douro a través de su centro consumidor. Pero el corte de alumbrado público y luces navideñas a partir de la segunda semana de diciembre, por parte de la AECT, ha precipitado este acuerdo con el objetivo de que sea otra empresa la que preste el servicio.

Entre los argumentos, la alcaldesa expuso una “presunta estafa” por parte de Duero-Douro, “ha habido irregularidades y un comportamiento impropio”, señaló. Además, la secretaria informó de que los contratos enviados en septiembre de 2016, desde el Ayuntamiento a la AECT, nunca fueron intervenidos por Secretaría-Intervención, así como informó del incumplimiento por parte de Duero-Douro de algunos aspectos técnicos del contrato que han impedido conocer al Ayuntamiento el consumo de energía, entre otras cuestiones.

Finalmente, el punto se aprobó con el voto a favor de siete concejales en contra de los tres del PSOE.

La sesión, que comenzaba con la felicitación de la alcaldesa de las fiestas de Navidad “a todos los que han llegado”, lamentando al mismo tiempo la ausencia de los que no lo han hecho, finalizaba con una intervención de la edil Victoria Rodríguez para recriminar al portavoz de CS, José Antonio Pérez Blanco, su actitud tras que el pasado 9 de diciembre comenzase a grabar con un smartphone  el interior del ayuntamiento, “aunque luego alega que no dispone de medios para asistir a los plenos telemáticos”, recordando a Pérez Blanco que “todos los concejales utilizamos nuestros propios medios”, una intervención que acabaría con bronca con el edil socialista Javier Muñiz.