¿Entrará usted en la lista negra?

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha enfatizado el lunes en La Sexta, que dentro del plan de vacunación se irá citando a los ciudadanos y quien rechace la vacuna entrará en un registro…  ¡Toma ya! que se compartirá con otros socios europeos: “Quedará consignado, pero no es un documento para hacer público”.

“Lo que les pedimos es que, cuando se les cite, acudan ha insistido en que las vacunas se irán administrando siguiendo escrupulosamente los objetivos fijados en el plan de vacunación. ¿Y cuál es mejor señor Illa, la cara o la barata? ¿A quienes les van a poner una u otra? ¿Según caiga la moneda…?

El titular de Sanidad ha reconocido una tendencia al alza en los contagios en las últimas semanas. Abran las puertas a discos y demás lugares de ocio en algunas AA;  si hacemos caso al Presi “Lo hemos vencido” (dixit en julio) Lo que hubo que oír en sus soporíferas y aburridas homilías dominicales. Sigue Salvador con su diatriba: este incremento gradual de casos preocupa mucho. ¡A buenas horas mangas verdes señor Illa y todo el desgobierno del cual forma parte!

También ha pronosticado, mutaciones, que pueden aumentar la transmisibilidad, pero frente a todos esos altibajos ha expuesto la estrategia actual, que, a su juicio, funciona, pero sin bajar la guardia.

Sobre la nueva variante británica del coronavirus, ya está en España, ya no visita, gracias al coladero del aeropuerto de Barajas;  infestados Madrid y Andalucía ¿Se les olvidó hacer controles? ¡Vaya hombre! un fallo más en su larga carrera de errores.

No nos pidan a los ciudadanos que carguemos con otra cruz, cuándo nos crucificaron 100 días, con sus terribles imposiciones, restricciones conllevando a la privacidad de nuestros derechos.

 

¿Se da cuenta el Ministro filósofo convertido en sanitario lo que afirma? ¿Desde cuándo es obligatorio tomar un fármaco y caso de negarse entrar en un listado negro? ¿Qué derechos nos va suprimir a los ciudadanos  que nos neguemos al pinchacito? ¡Ya! felicitarnos por nuestro cumple.

Pfizer y Moderna se niegan a publicar la secuencia del mRNA (ARNm es el ácido ribonucleico que transfiere el código genético procedente del ADN del núcleo celular a un ribosoma en el citoplasma, es decir, el que determina el orden en que se unirán los aminoácidos de una proteína y actúa como plantilla o patrón para la síntesis de dicha proteína) que contiene al vacuna, dicen que por cuestiones empresariales. Han modificado los nocleolitidos (nucleófilo es una molécula neutra (por ejemplo, un disolvente), se requiere un tercer paso para completar la reacción. Cuando el disolvente es agua, el intermediario es un ion oxonio, a fin de estabilizar la molécula del acido nucleído ¿y cuál es la secuencia y que nucleótidos se han alterado o modificado?

Da miedo oír  las amenazas dichas por D.Salvador Illa. Le recuerdo que en

Francia el 56% se niega a ponerse la vacuna y a Macrón y el ministro de Sanidad no se le ocurre ponerles en la “lista negra”.

Quizá en España, acostumbrados a vernos sin derechos a decidir, hemos perdido uno de las capacidades primordiales del ser humano  LA LIBERTAD.

¡No había caído que nos habló de “listas negras” el DIA DE LOS SS. INOCENTES!  D. Salvador, era una inocentada ¿verdad?. Gracias por alegrarnos el día.