Advertisement
Domingo, 24 de enero de 2021

Los más pequeños llevan sin poder competir desde el mes de marzo: un total de nueve largos meses

La COVID-19 ha provocado que miles de niños se hayan quedado sin poder practicar su deporte favorito durante mucho tiempo
Niños del Helmántico y el Villamayor se saludan tras un partido en Los Cuernos

Los más pequeños llevan sin poder competir desde el mes de marzo: un total de nueve largos meses, ya que la COVID-19 ha provocado que miles de niños se hayan quedado sin poder practicar su deporte favorito durante mucho tiempo, un hecho impensable hace poco menos de un año. 

Sin embargo, con la declaración del estado de alarma en toda España en el pasado marzo, la actividad formativa del balompié quedó totalmente parada y su futuro se fue tornando cada vez más negro con el confinamiento y el constante incremento de contagios y fallecidos. Sin embargo, el fútbol de los ‘mayores’ volvió en octubre, pero no ocurrió lo mismo entre los jóvenes. 


Además, cabe recordar que la pasada campaña, la 2019/2020, se tramitaron cerca de 6.000 licencias, 5.919 concretamente, de las que 3.480 pertenecieron al fútbol 11, mientras que 2.439 restantes fueron para el ‘7’. Es decir, un grandísimo número de jugadores de diversas edades vieron cómo todo se paró de golpe y porrazo. 

De este modo, a finales de 2020, 9 de cada 10 fichas federativas están en stand by, dado que únicamente la categoría de Regional Juvenil -y superiores como Liga Nacional o División de Honor- han podido regresar a la competición. Por ello, los clubes esperan que el 2021 sea mucho mejor.