Advertisement
Lunes, 18 de enero de 2021

Un entrenador de fútbol que piensa bien...

“A mí me encanta cómo expresa el fútbol y, sobre todo, cómo es capaz de enfrentarse al periodismo malintencionado”

Marcelo Bielsa, un entrenador controvertido, según Marogar

           El personaje en cuestión, Marcelo Bielsa, es un entrenador controvertido, no es de los que más títulos consigue pero a mí me encanta como piensa, cómo expresa el fútbol y, sobre todo, cómo es capaz de enfrentarse al periodismo malintencionado. Los resultados pueden no favorecerle pero en ideas es de los primeros. En esta dirección: http://metodobielsa.blogspot.com/p/valores-y-convicciones.html encontré numerosos razonamientos que, lean con tranquilidad, son muy ricos en matices:

1.    “De fútbol es muy poca la gente que entiende, pero es mucha la gente que opina. Entonces, cuando uno explica las situaciones que no dejan que un grupo triunfe, siempre les parece insuficiente el mensaje y siempre creen que en el mensaje hay un contenido encubierto. Pero el mensaje es muy claro, el entrenador lo que tiene que hacer es lograr que el futbolista juegue de manera proporcionada a las virtudes que posee. El que lo logra es un buen entrenador, y el que no lo logra, está fracasando. Entonces la cuestión no es de estilo, ni de organización, ni de preparación física, lo importante es que los jugadores estén cerca de su máximo potencial durante un período alargado”.

2.    “Como todos, pierdo mucho más que lo que gano. Entonces esa identificación del ganador de turno con los valores es una trampa, una gran trampa”.

3.    “Pagarle más al jugador en busca de que rinda más es una forma de pervertirlo”.

4.    “Son mucho más importantes los principios que las conveniencias deportivas. Los equipos con principios terminan a la larga siendo mejores deportivamente”. 

5.    “Si algún día tuviera que analizar a un entrenador, prescindiría del resultado, examinaría el método”.

6.    “Cuando el futbolista queda tan obligado a ganar como sea, tarde o temprano se pervierte”.

7.    “Nosotros deberíamos aclararle a la mayoría que el éxito es una excepción. Los seres humanos de vez en cuando triunfan. Pero habitualmente desarrollan, combaten, se esfuerzan, y ganan de vez en cuando. Muy de vez en cuando”.

8.    “El fútbol puede prescindir de todo: va a seguir viviendo sin entrenadores, sin dirigentes, sin futbolistas, sin espectadores. Pero no puede seguir viviendo sin escudo. Porque el escudo es el que emociona. Todo lo que el fútbol genera, lo genera porque hay un afán de captar la emoción del que llora porque el equipo gana o pierde”.

9.    “El fútbol es del que quiere al club. Ese es el corazón de esta actividad. El fútbol es de la gente”.

10. “El arma suya como periodistas es la palabra escrita. Mi arma es la palabra hablada. Yo uso cincuenta frases para redondear una idea y después ustedes tienen que ponerla en una línea. Eso a mí siempre me aterroriza, quizás porque no sé escribir. Lo que odio es cuando no aciertan en la transcripción. Prefiero que nadie me conozca a que me conozcan equivocadamente”

11. “Nunca me dejé tentar por los elogios. Los elogios en el fútbol son de una hipocresía absoluta. El fútbol está concebido así, tiene que haber o una gran alegría o una gran tristeza. Derrota o victoria, sangre o aplauso son valores muy caros al ser humano. Entonces, en el fracaso sufro mucho la injusticia del trato, no logré nunca dominar eso. Siempre sufro mucho cuando perdemos y cuando soy maltratado, pero sí logré no creerme la duración del éxito. Como no se revisa por qué ganaste, da lo mismo, te adulan por haber ganado no porque mereciste ganar, por el recurso por el que ganaste, entonces tuve claro siempre que esa franela, porque ése es el término, es impostora”.