Una sola piedra puede desmoronar un edificio

Francisco de Quevedo, escritor español