Las puertas del Congreso se abrirán para repartir cenas de Nochebuena a personas sin recursos

Se trata de la quinta edición de la Cena de Nochebuena que organiza el Padre Ángel en lugares emblemáticos para llamar la atención sobre el problema de las personas sin hogar
El fundador de Mensajeros de la Paz, el Padre Ángel García

El Congreso de los Diputados abrirá este jueves sus puertas para repartir cenas de Nochebuena a personas sin recursos, una iniciativa propuesta por la Asociación Mensajeros de la Paz, que el año pasado ya se realizó en el Senado. Debido a las restricciones sanitarias, esta iniciativa solidaria, que cumple ya su quinta edición, no podrá celebrarse con una cena tradicional con los invitados sentados alrededor de una mesa, sino que consistirá en el reparto de menús de navidad.

La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, y el padre Ángel, presidente de Mensajeros de la Paz, serán los anfitriones y encabezarán el reparto de las cenas. El acto comenzará a las siete y media de la tarde con la recepción de las 150 personas sin hogar invitadas, que realizarán una visita al hemiciclo del Congreso. Después Batet y el padre Ángel, así como voluntarios tanto de la Cámara Baja como de la asociación, harán entrega a los invitados de una caja individual, que contendrá la cena de Navidad.

La Cámara Baja correrá con los gastos que se deriven de este acto, pero Mensajeros de la Paz se ocupará de llevar el catering y colaborará en la organización y el reparto con sus propios voluntarios.


Se trata de la quinta edición de la Cena de Nochebuena que organiza el Padre Ángel en lugares emblemáticos para llamar la atención sobre el problema de las personas sin hogar y en situación de exclusión social que viven 8,5 millones de personas en España, según el VIII informe Foessa.

El Congreso se suma así a otras instituciones y espacios emblemáticos de Madrid como el Patio de Cristales del Ayuntamiento, el Círculo de Bellas Artes, el Museo del Prado o el Senado, que han acogido esta iniciativa en ediciones anteriores.

El año pasado, a la cena que acogió el Senado, asistieron 120 personas y por razones de espacio y por su deseo de no salir en los medios de comunicación, otras 130 cenaron en la Iglesia de San Antón. Este año quien quiera podrá degustar allí también la comida preparada que se repartirá en el Congreso.