Castilla y León dispondrá de 126.000 dosis para iniciar la vacunación contra la Covid-19 a partir del 27 de diciembre

La consejera de Sanidad subraya que empezar la vacunación “no es tener inmunidad poblacional suficiente” y que “de nosotros depende que las próximas semanas no sean las peores de la pandemia”. 
Entorno del Hospital Universitario de Salamanca. Foto: Lydia González

El 27 de diciembre. Esta es la fecha en la que Castilla y León, tal y como ha señalado este lunes la consejera de Sanidad, Verónica Casado, iniciará la vacunación contra la Covid-19, añadiendo que desde el Ministerio de Sanidad se mantiene la previsión de que las primeras dosis de las vacunas de Pfizer lleguen a España el próximo día 26 de diciembre, iniciándose a partir del día 27 la distribucción entre las comunidades autónomas. 

Según los datos sobre el plan de vacunación que ha presentado este lunes la consejera de Sanidad, está previsto que a Castilla y León lleguen “algo más de 126.000 dosis” de vacunas en el primer mes, recordando que cada persona necesitará administrarse dos dosis. La segunda dosis se pondrá a los 21 días de la primera. Si las previsiones se cumplen, Castilla y León espera llegar al verano con la vacunación bastante avanzada, al menos las tres primeras fases previstas. 

Eso sí, tal y como ha subrayado la consejera de Sanidad, “que empiece la campaña de vacunación” no quiere decir que ya estemos vacunados “ni es tener inmunidad poblacional suficiente”, por lo que hay que seguir con las medidas sanitarias y de prevención para evitar los contagios. Casado ha insistido además, sobre todo coincidiendo con la cercanía de las fechas navideñas, en que “de nosotros depende que las próximas semanas no sean las peores de la pandemia”. 

Primer grupo de vacunación: 63.000 personas

Un total de 63.000 personas del grupo 1 del programa de vacunación -las personas que viven en las residencias, hayan pasado o no el coronavirus, y los trabajadores de estos centros-  recibirán las dos dosis de la vacuna Pfizer que se remienda dispensar en un intervalo de 21 días.

Las vacunas serán administradas por 133 profesionales del sistema público de salud y estarán debidamente custodiadas, tanto en términos de seguridad como de vigilancia de la cadena de frío, en nueve puntos de recepción que se ubicarán en los nueve servicios territoriales de Castilla y León que disponen, a su vez, de nueve ultracongeladores, además de los equipos de protección precisos como guantes, protección ocular y batas adecuados.

Casado ha informado asimismo de que la Consejería de Sanidad ha adquirido “suficiente” cantidad de hielo seco ante la posibilidad de que hubiera algún problema que impida mantener las condiciones de temperatura extrema que requiere la vacuna alemana.

La vacuna de Pfizer/BioNTech

La vacuna que se va a distribuir en esta primera fase es la desarrollada por el laboratorio de Pfizer/BioNTech, que posee ciertas peculiaridades en cuanto a su conservación que hace que su utilización sea más compleja que otras. Es una vacuna basada en el ARN mensajero que debe conservarse a muy bajas temperaturas (entre 70 y 80 grados bajo cero), viniendo en viales multi dosis, de cinco dosis cada uno de ellos, organizada en bandejas de 195 viales, que equivalen a 975 dosis de vacuna.

Requiere dos dosis para completar su efectividad existiendo un plazo entre la primera y la segunda dosis de veintiún días; es necesario, por ello, una compleja organización, planificación y logística para poder aprovechar el máximo de unidades  con la mínima pérdida por errores en la cadena de frío o el transporte de dosis.

Se trata de un medicamento que ha superado los análisis de calidad y seguridad, habiendo sido testada en más de 44.000 voluntarios de dieciséis o más años en su fase III, siendo las reacciones adversas observadas más frecuentemente de carácter local (84.1%): fatiga (62.9%), cefalea (55.1%), mialgias (38.3%), escalofríos (31.9%), artralgias (23.6%) y fiebre (14.2%), efectos similares a los de la vacuna de la gripe y que remiten con medidas sencillas o medicación habitual.

Grupos

La vacunación frente al SARS-CoV-2 en la Comunidad establece varias fases en las que se irá vacunando a diferentes estratos sociales o colectivos, según sea la disponibilidad de dosis.

Estos grupos de población se han diseñado atendiendo a criterios técnicos y sanitarios basados en principios de riesgo de morbilidad grave o de mortalidad; riesgo de exposición; riesgo de impacto social o económico negativo; y riesgo de transmisión de la infección a otras personas.

Para la primera fase próxima a comenzar, se han definido cuatro grupos prioritarios por parte de las administraciones sanitarias española y europeas (ver documento adjunto a esta nota de Prensa):

  • Grupo 1: personas institucionalizadas y trabajadores de las residencias (se vacunará a las personas institucionalizadas hayan pasado o no la enfermedad de manera previa, ya que su sistema inmune posee menor capacidad de generar anticuerpos y diferentes estudios reflejan que pueden perder la inmunidad antes que otros grupos)
  • Grupo 2: personal sanitario de primera línea (todo el personal de Atención Primaria, parte del personal hospitalario -UCI, urgencias, Medicina interna, neumología, servicios de prevención de riesgos laborales o admisión- y personal de Emergencias Sanitarias)
  • Grupo 3: resto de personal de los hospitales, personal sanitario de centros privados y resto de personal socio sanitario.
  • Grupo 4: grandes dependientes.
  • Los profesionales sanitarios que hayan padecido la enfermedad no serán vacunados al ser personas cuyo sistema inmune es capaz de producir suficiente respuesta inmunitaria.

Con las primeras unidades vacunales a recibir se deberá atender cubrir las dos dosis de estos grupos incluidos en esta fase de vacunación, por lo que, por el momento, el proceso de vacunación se centrará en ellos, sin que se avance a las siguientes fases hasta que no haya una mayor disponibilidad de vacunas.


En siguientes fases se vacunará a otros grupos poblacionales: así, por ejemplo en la segunda  fase se contempla la vacunación de personas no institucionalizadas mayores de 70 años, de personas mayores de 50 años con factores de riesgo, menores de 50 años con factores de riesgo, personal docente de primera línea, embarazadas y personal de instituciones penitenciarias; para la fase III se ha indicado la vacunación del resto del personal esencial y docente, de personas de entre 40 y 59 años y del resto de población adulta.

Logística

Las características de la vacuna hacen precisa una amplia logística que abarca desde su recepción, a su conservación, restitución, administración y farmacovigilancia.

Las vacunas llegarán a nueve puntos de recepción desde los laboratorios de la compañía farmacéutica, en donde se han establecido importantes medidas de seguridad para evitar cualquier problema, ya sea externo o fallos de los propios equipos impidiendo conservar adecuadamente el frío.

Para su conservación se han adquirido nueve ultra congeladores, así como los equipos de protección precisos (guantes, protección ocular, batas adecuadas) para que los profesionales puedan manipular los viajes a muy baja temperatura.

Los ultra congeladores no son indispensables pero sí útiles ya que facilitan la conservación pero las vacunas también pueden conservarse de manera óptima utilizando hielo seco.

Los viales tardan treinta minutos en descongelarse, por lo que desde que se recojan hasta que se reconstituyan para administrarse habrá pasado tiempo suficiente para esa descongelación.

Se han adquirido también cantidad suficiente de materiales para preparar y distribuir las vacunas, jeringas, agujas y suero fisiológico para la reconstitución de la vacuna en cantidades más que suficientes para esta primera fase.

Por ejemplo se dispone ya 3.400.000 jeringas de carga, 351.000 agujas de carga, más de 3,36 millones de agujas de inyección y 60.000 unidades de suero salino de 10 ml para reconstituir las vacunas, materiales que han supuesto una inversión de 257.540 euros.

El transporte se realizará mediante neveras por los equipos de vacunación COVID garantizando así que no se rompe la cadena de frío y las vacunas puedan perder efectividad.

Estrategia de vacunación

En los centros socio sanitarios, para grandes dependientes en sus domicilios así como para los profesionales de Atención Primaria, de Especializada y de Emergencias Sanitarias, la vacunación se realizará previa firma de un consentimiento informado y una posterior citación.

Para los centros socio sanitarios y grandes dependientes, los equipos de vacunación COVID, en función del número de personas que desee vacunarse, establecerán rutas diarias los siete días de la semana que tendrán tres fases: una primera que permite vacunar a todos los solicitantes en una primera fase; una segunda a los veintiún días, que administrará una segunda dosis a los que ya recibieron una previa y la inicial a quienes en la vez anterior no se encontraban en el centro por diversos motivos; y, una tercera visita, que permite administrar una segunda dosis a las personas que recibieron su primera dosis en la segunda visita.

La definición de estos grupos de vacunación forma parte de la final de planificación pero, en estos momentos, la estimación es 133 profesionales de Enfermería para la vacunación frente al SARS-CoV-2 en toda Castilla y León (ver documento adjunto a esta nota de Prensa)

Cada equipo de vacunación COVID estará compuesto por entre dos y cuatro personas dependiendo de los centros socio sanitarios que deban vacunarse, ya que existe una alta variabilidad que va desde centros con muy pocas plazas y trabajadores hasta otros grandes centros, con centenares de residentes.

Para los centros de Atención Primaria, hospitales y Emergencias Sanitarias, la vacunación se realizará mediante los servicios de prevención de riesgos laborales del centro hospitalario de referencia, mediante citación previa y con la firma del consentimiento informado.