Advertisement
Sábado, 16 de enero de 2021
Ciudad Rodrigo al día

Dislike

Vivimos en un mundo donde muchas personas matarían por tener un like más. Gente adicta que mide su felicidad en ‘me gustas’

Hace unos días, publicaba una encuesta en mi cuenta de Instagram. En ella, preguntaba a mis lectores cuántas horas semanales dedicaban a la lectura. Para agrupar sus respuestas, organizaba las mismas en cuatro intervalos: menos de tres horas semanales, entre tres y cinco, entre cinco y siete, y, por último, más de siete horas de lectura a la semana. Repito; a la semana.

Durante un día entero, cientos de personas dieron sus respuestas, ayudándome a completar este estudio tan interesante. Al analizar los resultados, una expresión de sorpresa apareció, prácticamente al instante, en mi rostro.

Un 42% de todas las personas que votaron afirmaban que, de las ciento sesenta y ocho horas que tiene una semana, dedicaban a la lectura tres o menos. La cantidad de gente que afirmaba leer entre tres y cinco, y entre cinco y siete, era muy pareja, contando los primeros con un 21% y los segundos con un 23%. Tan solo el 14% restante afirmaba leer más de una hora diaria de media.

¿Qué os parecen los resultados? ¿Creéis que son buenos? ¿Malos? ¿Nefastos? ¿Qué nos pasa?

Muchas de las personas que votaron decían que, si no leían más tiempo, era porque tenían mucha carga de estudio, trabajo u otras obligaciones. ¿De verdad es una excusa?

Analizando los resultados, automáticamente me vino a la mente una nueva pregunta, que sería la base de otra encuesta. Si en lugar del ítem lectura, analizáramos la cantidad de tiempo que pasamos en redes sociales a la semana, ¿cuáles serían los resultados? En mi humilde opinión, si utilizáramos los mismos rangos de medida, prácticamente el 100% de los encuestados diría que pasa más de siete horas a la semana en este tipo de aplicaciones. Pero es que, si en vez de siete ponemos treinta, me juego media pierna a que una amplia mayoría de la gente estaría incluida en ese rango. Vuelvo a preguntar. ¿De verdad creéis que estamos haciendo un correcto uso de las redes sociales? ¿Hay alguien que, en su sano juicio, pueda afirmar que permanecer horas y horas en Twitter, por ejemplo, te reporta más beneficios que estar un ratito leyendo? ¿Por qué estos pensamientos tan tristes? ¿Es eso arte?


Vivimos en un mundo donde muchas personas matarían por tener un like más. Gente adicta que, lejos de reconocer su problema, mide su felicidad en “me gustas”. ¿En serio? ¿Somos tan torpes? En algunas ocasiones me han pasado textos, de este tipo de plataformas, que tenían decenas de miles de likes, y, además de ser una basura de contenido, el texto contaba con faltas de ortografía.

Pues no, amigos. A mí no me convence nadie de que eso es arte. El arte es otra cosa muy distinta. El arte es contigo mismo; para disfrutar, primero tú y después el resto. El arte no son likes ni fama, sino vida y orgullo personal. Es llorar al escribir un texto o al tocar una canción. En sentir lo que haces y creer en ello ciegamente. El arte es para valientes, no para oportunistas. No es competir con alguien por la popularidad, pero sí hacerlo contigo mismo para mejorar a nivel creativo y humano.

Seguiré disfrutando con lo que hago, os lo aseguro. Seguiré trabajando, mejorando, luchando para que esto continúe. La cultura avanza, y lo va a hacer tanto si tú das “me gusta”, como si no. Por eso, ¡espabila! Pasa olímpicamente de los likes, de los dislikes o de su abuela en bicicleta y céntrate en disfrutar contigo y con tu arte. Si consigues todo esto, te aseguro que, aunque yo no te de like, tendrás todo mi respeto y admiración.

Nos leemos el domingo que viene por aquí, o, hasta entonces, por Instagram (@rubenjuy)

PD: Allí no me dejéis like; tan solo leed, que es gratis.