Advertisement Advertisement
Domingo, 28 de febrero de 2021

Los propietarios de viviendas turísticas se mudan al alquiler convencional 

Los efectos de la pandemia sobre el turismo y la incertidumbre acerca del futuro del sector han hecho que seis de cada diez propietarios de viviendas cambien al mercado tradicional
Placa distintiva de las viviendas de uso turístico en Castilla y León

Seis de cada diez propietarios de viviendas turísticas, ante la imposibilidad de alquilar sus inmuebles a turistas, han decidido poner esas viviendas en alquiler tradicional, es decir, se está produciendo un trasvase de viviendas del mercado del alquiler turístico al mercado de alquiler tradicional. 

Los efectos de la pandemia de la Covid-19 y las restricciones a la movilidad han golpeado seriamente al turismo, tanto nacional como internacional. Desplome del turismo que ha repercutido directamente en el sector de los pisos turísticos, convertido en los últimos años en uno de los más rentables. El ‘boom’ fue tan grande que muchas ciudades se vieron obligadas a regular el sector y a reducir, o incluso parar, el número de licencias que se otorgaban.

Según un informe de la plataforma inmobiliaria Fotocasa, las reservas por semana se han reducido en más de un 60% desde el inicio del estado de alarma, un hecho que ha llevado a muchos propietarios a dar el salto al mercado del alquiler tradicional. De hecho, en la actualidad, 6 de cada 10 apartamentos turísticos, es decir, el 60%, han pasado a ser pisos de alquiler residencial. 


La incertidumbre acerca del futuro del sector, la dificultad para garantizar que los pisos turísticos cumplen con todos los protocolos estipulados por el Gobierno y las estadísticas, que pronostican que el sector turístico no se empezará a recuperar, como mínimo, hasta la Semana Santa del 2021, hace pensar que estos datos irán al alza. Se prevé que antes de acabar el año sean 7 de cada 10 pisos los que pasen al mercado del alquiler.

Aunque todavía no se puede prever a cuánto ascenderán las pérdidas en el sector, la Federación Española de Asociaciones de Vivienda y Apartamentos Turísticos (Fevitur) estima que rondarán los 2.900 millones de euros.