Advertisement
Martes, 26 de enero de 2021

La pandemia ralentizará la llegada de inmigrantes a España al menos los próximos 4 años

Las previsiones del INE son de una menor llegada de ciudadanos extranjeros al menos hasta 2024
La inmigración no se recuperará de la pandemia hasta 2024 - Archivo

Una de las consecuencias de la pandemia de COVID-19 en toda España es la ralentización de la inmigración en España debido a la menor movilidad de viajeros. Esto no solo afecta a las restricciones de entrada y salida de durante los peores momentos de la pandemia, sino que la crisis económica asociada dificulta el acceso a los viajes para las clases sociales más bajas. Todo ello se traduce en una pérdida de 3 millones de viajeros en los próximos diez años en España según las previsiones del Instituto Nacional de Estadística.

Además, como la mortalidad ha aumentado en España, sumada a un mayor envejecimiento de la población, la balanza se decantará cada vez más hacia una población nacional más mayor. La llegada de jóvenes extranjeros será claramente insuficiente para paliar envejecimiento natural a lo largo de la próxima década. Para el año 2030, la tasa de dependencia de los mayores de 64 años (sobre la población en edad de trabajar) alcanzará el 38%, tres décimas más que en su estimación previa del año 2018. El INE indica que se han tenido en cuenta los datos hasta julio del presente año para los cálculos acorde con el desarrollo de la pandemia.


Si hasta ahora el INE proyectaba que llegarían más de 600.000 personas al año, ahora ha rebajado esta previsión hasta por debajo de 300.000 nuevos inmigrantes cada año hasta 2024, y a partir de 2025 empezaría a recuperarse, pero sin alcanzar el volumen de llegadas previsto anteriormente hasta 2031.