Advertisement
Lunes, 25 de enero de 2021

Raquel Martín Carcelén y José Javier Román Capillas, candidatos para dirigir el Colegio de Abogados

Los comicios tendrán lugar en la biblioteca del colegio, este viernes, desde las 10.00 horas hasta las 16.00 horas

Foto de archivo de un acto anterior en el Colegio de Abogados de Salamanca

El Colegio de Abogados de Salamanca celebrará este viernes las elecciones para elegir a su nuevo decano, una responsabilidad a las que optan las candidaturas lideradas por Raquel Martín Carcelén y José Javier Román Capillas.

Los comicios tendrán lugar en la biblioteca del colegio desde las 10.00 horas hasta las 16.00 horas y servirán también para la elección de los cargos de secretario, tesorero, diputado segundo, diputado cuarto y diputado quinto.

Según fuentes del colegio, con el fin de "garantizar la seguridad de quienes acudan a votar", sus responsables han adoptado medidas organizativas especiales que eviten cruces entre votantes, con ordenación de los accesos, además de la recomendación del uso de gel hidroalcohólico y la limitación "al máximo" de los contactos dentro de las instalaciones.

Sobre las candidaturas, en la que cuenta con Raquel Martín Carcelén para el cargo de Decana se suman Maria Encarnación Carrasco Rubio para el cargo de diputada segunda; Gervasio Moisés Cabrera Ramos, para el cargo de diputado cuarto; Patricia Estévez Huebra, para diputado quinto, Alfonso Prieto Matos para tesorero y Mayra Piedad Regidor Muñoz para secretaria.


En la candidatura conjunta presentada por José Javier Román Capillas para el cargo de Decano le acompañan Elías Plaza López-Berges para diputado segundo; Nuria González Montero para el diputada cuarta; Susana Santos Torres, diputada quinta; Alejandro Miguel Pérez de la Sota, tesorero; y Teresa Moro García para el de secretaria.

Tal y como contemplan las bases, a las 16.00 horas del 18 de diciembre se cerrarán las votaciones y a continuación comenzará el recuento, que será trasmitido 'on line' para los colegiados que quieran seguirlo, al no poder hacerlo de forma presencial por las limitaciones de aforo existentes.