Advertisement Advertisement
Martes, 2 de marzo de 2021
Ciudad Rodrigo al día

Punto y final al año teatral de la mano de Perigallo con un último sobresalto

La función estuvo parada unos 20 minutos por el problema médico sufrido por un espectador, que tuvo que ser evacuado en ambulancia

El Teatro Nuevo Fernando Arrabal de Ciudad Rodrigo vivió en el tramo final de la tarde sabatina la última sesión teatral por este año 2020, que fue la última cita de la programación enmarcada en la Red de Teatros de Castilla y León. Como en las obras que se han podido ver en las últimas semanas, el espectáculo programado fue uno que tuvo que aplazarse en el primer semestre debido al primer estado de alarma.

Esta obra de cierre de 2020 fue Pídeme perdón (o cómo volver a la calle del Mariano), un montaje de la compañía abulense Perigallo Teatro, que ha tenido una estrecha vinculación con el Teatro Nuevo de Ciudad Rodrigo durante este año, ya que allí estrenaron durante la pasada Feria de Teatro su nuevo montaje, Cabezas de Cartel, que estuvieron ultimando sobre esas mismas tablas durante las semanas previas.

En esta ocasión, el montaje propuesto mezcló la comedia y la tragedia, tomando como punto de partida la infancia, en la que todo se perdona por seguir jugando. El espectáculo contó con tres personajes (interpretados por Javier Manzanera, Pedro Almagro y Celia Nadal), que deciden cada uno a su manera afrontar los distintos problemas que tienen pendientes con el objetivo de resolverlos.

El año más complicado en el ámbito del teatro en Ciudad Rodrigo por culpa de la pandemia del coronavirus, con el aplazamiento de la mayoría de obras programadas para el primer semestre, la reducción de aforo (especialmente significativa en la Feria de Teatro), o la reprogramación horaria de la mayoría de obras del segundo semestre ante la implantación del toque de queda (que obligó incluso a aplazar de nuevo una de ellas), tuvo un último sobresalto.


En mitad de la función de Pídeme perdón (o cómo volver a la calle del Mariano), varias personas requirieron ayuda en voz alta para otro espectador que había sufrido un problema médico en la zona de los palcos, teniendo que detenerse el espectáculo durante alrededor de 20 minutos hasta que llegó una ambulancia para evacuar al hombre (que ya abandonó el Teatro consciente en una camilla).

Hasta que llegó la ambulancia (entre las personas que llamaron al 112 estuvo la propia actriz protagonista, que subió a interesarse por lo sucedido), el hombre fue atendido por personal médico que había en el Teatro ‘fuera de servicio’ viendo el espectáculo, así como por los efectivos de servicio de la Policía Local, que tardaron bastante menos en llegar.

Pasado el susto, y tras un aplauso mientras evacuaban al hombre, Perigallo retomó la función, que debido a esta circunstancia acabó prácticamente en las cercanías del toque de queda (para que no hubiera problemas a la hora de volver a casa para ningún espectador, el personal del Teatro comunicó a la Policía que evidentemente el espectáculo iba a acabar más tarde de lo previsto). Los actores de la función se despidieron con mucho cariño del público mirobrigense, ya que además se trataba de la última función del año de este montaje.